miércoles, 21 de septiembre de 2016

Reflexión: Lobo negro

Cada día cuando repaso las noticias o simplemente leo los comentarios que inundan las redes sociales, me doy cuenta de que hay un concepto dañino y equivoco que se expande como una plaga, anestesiando los sentidos y haciendo mella entre la humanidad como una toxina, contaminando lo poco que nos queda de pureza; observo detenidamente los rostros de las personas cuando me saludan por la calle, al cruzar un par de palabras notas un ánimo silencioso, de ese que pasa desapercibido y nos convierte en simple autómatas, creaciones perfectas que sin embargo fueron dejando atrás sus sueños para ponerse a la cola de una sociedad abrupta, sin rigor alguno, aleccionados para seguir un guión marcado del que no puedes salir sin ser juzgado; lo que leo, aquello que observo en definitiva es la autocompasión, un peligroso enemigo que se forma como un ejército de chacales en las lomas del desasosiego humano, esperando pacientemente a que tengas un día malo para convertirlo en la peor de tus pesadillas. El bien más preciado que posee una persona cuando nace es el del tiempo, tener toda una vida por delante, un lienzo en blanco, un cuaderno en el que puedes escribir, dibujar o destrozar las hojas, tus decisiones marcarán cada capítulo como si de lacre se tratase; qué extraña conjura formarán la desidia junto a la autocompasión para que el hombre termine queriendo que pase el tiempo sin hacer más que abstraerse en sus pensamientos, nos fijamos en lo que podemos comprar, en lo que nos hace perecer ante un consumismo desmesurado, pero no nos deleitamos con aquello que supera el valor de los mismísimos diamantes, el tiempo. Hoy estas aquí, leyendo las palabras que escribo, sentado con un café en la mano, o tal vez de pie mientras esperas el bus, pero ¿y si no existe un mañana? nadie sabe lo que nos depara el destino desde su privilegiada posición que le permite medir y otear el futuro un paso o dos por delante de nosotros, quizás hoy puedas levantarte, pero cabe la posibilidad que mañana ya no haya oportunidad de avanzar, por que jamás sabemos dónde acaba nuestro tablero.

Hace unos días estaba paseando por mi barrio, nací y crecí aquí, y al final sin darme cuenta mis pasos me llevaron hasta unas galerías de alimentación donde de pequeña iba con mi madre a comprar; recuerdo como si fuera hoy subir los escalones y correr hasta la juguetería mientras escuchaba a mi madre decirme que no corriera, que podía caerme, ese era todo el peligro o la preocupación que tenía por aquel entonces, no correr de camino a la juguetería para no hacerme daño; al llegar ponía mis manos sobre el cristal y sentía la intensa emoción que solo me producían los muñecos de "mi pequeño pony" era tan feliz cuando los veía, entonces mamá conversaba con el tendero y me daba a elegir uno de aquellos caballitos, con aquel gesto tan cariñoso yo ya era completa y absolutamente feliz.
En mi visita al mercado 25 años después de aquel momento, me he visto con las manos metidas en los bolsillos, frente a la persiana bajada de la juguetería en la que figura un cartel de "se vende", al acercarme he podido ver a través del polvo persistente y opaco de sus cristales algunos juguetes dentro, no sé desde cuando lleva cerrada, pero lo cierto es que me arrepiento de las horas que he perdido en lamentarme de errores o heridas sin haberlas aprovechado en ir hasta allí a comprar cualquier detalle, la pena que sentía al ver mi infancia dormida tras un puesto cerrado se acentuó más si cabe cuando al quitar con la mano el velo empolvado de uno de los ventanales mi reflejo apareció como si fuese el fantasma de las navidades futuras. No había ninguna niña en aquella imagen, tampoco rastro de mi infancia, ya no llevaba mi pony en la mano, entonces me di cuenta de que yo también tenía esa expresión que tantas veces había observado en las personas cuando me saludaban, la mirada sin brillo, opaca, sosegada, benévola pero herida. Dicen que solo hay que mirarse al espejo para saber qué ves y qué es lo que quieres ver, y cómo vas a lograrlo, pero honestamente pienso que la mejor síntesis que se puede sacar al mirarse al espejo es saber lo que ya no ves.
Estuve caminando por aquellos estrechos pasillos casi una hora, mi mirada se detenía en los lugares que mi mente recorría sedienta de recuerdos, era por la tarde y muchos puestos estaban cerrados pero otros yacían tras aquellos aterradores carteles de se vende o se alquila, todas las alma de los comercios en los que un día jugamos otros niños del barrio y yo ahora se veían reducidas a un cartel de color fluorescente con unas tétricas y lapidarias letras negras, el precio de la evolución. No había constancia de hechos luctuosos en aquel lugar, pero sin embargo a mi me parecía el escenario de un tiempo pretérito con una pátina de misterio muy deteriorada; cuando las personas permiten que algunos enclaves formen parte de una manera constante de sus vidas les acaban otorgando algo muy valioso, el alma, y creo que este es un claro ejemplo de ello, parecía que pudiese ver a los niños con ropas que no son de estos años corriendo por los pasillos, riendo, jugando, ausentes del ayer, libres del mañana, con un espíritu radiante, sin más horizonte que el de darle la mano a su madre y volver a casa.

A veces buscamos cómo avanzar por que sentimos la necesidad que nos impone esta era, pensamos que los tiempos inquisitivos cesaron en su empeño de doblegar al mundo hace siglos, pero si analizamos desde el lugar del narrador nuestra verdadera trama, nos encontramos con unas pautas marcadas y activas que todos sin excepción acatamos. No nos preguntamos cuándo dejamos de ser niños para pasar a ser personas robotizadas, como una recua adoctrinada, pienso que nos han vendido un falso cuento del que ahora es imposible escapar; los argumentos de la madurez no son validos, se han empeñado en hacernos creer que lo inmaduro es sentarse a ver una película de Walt Disney sin más preocupaciones, creer en el romanticismo, analizar las situaciones, tener fe en la bondad, poseer principios, pero lo que sí es maduro para la lacra social es salir los fines de semana hasta que el sol saluda a un nuevo día, beber sin mesura alguna, mentir, desengranar al ser humano de relaciones personales, y así una larga lista de acciones impropias de todo mortal. No me considero una persona con patrones dictaminados por ningún escalón de este endeble castillo de naipes apocalíptico en el que vivimos, pero por ello soporto comentarios de aquellos que me someten a la hoguera inquisitiva como si fuese un hereje acusado sin opción a rasgar su propio San Benito. Da igual que una turba impersonal te diga que estás majareta, como dicen en Alicia en el país de las maravillas "te contaré un secreto, las mejores personas, lo están". 


Hace unos días escribí en mi cuenta de Instagram una historia de las que los indios Cherokee contaban alrededor del fuego, me voy a permitir volver a citarla en este texto para hacer un breve apunte respecto a la luz que hemos perdido.
<< Un joven Cherokee acude a su abuelo lleno de ira y enfado por que habían sido injustos con él, el anciano sentado a la orilla del arroyo, lo observa, respira hondo y le dice "Deja que te cuente una historia. A veces yo también he sentido un gran odio por los que obran hiriendo sin ningún pesar por lo que hacen, pero has de saber que el odio te desgasta, y no le hace daño a tu enemigo; es como si tomaras tú el veneno deseando que tu enemigo muera. He luchado contra estos sentimientos muchas veces, es como si tuviera dos lobos dentro de mi. Dentro de cada uno de nosotros hay una pelea, muda pero latente entre esos dos lobos y es la misma que estás sintiendo dentro de ti ahora. Uno es blanco y el otro es negro. Uno está lleno de rabia y lucha contra todos incesantemente, es la ira, la envidia, la tristeza, la avaricia, la arrogancia, la autocompasión, el resentimiento, el sentimiento de inferioridad, la mentira, el falso orgullo, la superioridad y el ego. Por el contrario el otro lobo es bueno y no hace ningún daño a nadie, vive en armonía con todo lo que le rodea y no se ofende cuando no hubo intención de ofensa, es la alegría, la paz, el amor, la esperanza, la serenidad, la humildad, la bondad, la benevolencia, la empatía, la generosidad, la verdad, la compasión, es difícil vivir con estos dos lobos dentro de mí, pues los dos tratan de dominar mi espíritu". Tras escucharlo en silencio, el joven observa intensamente la mirada del sabio guerrero y le pregunta: "¿Qué lobo ganará?", a lo que el anciano con una paz encomiable, esboza una sonrisa y responde "Aquel al que alimentes, si escoges alimentar únicamente al lobo blanco, el negro se esconderá detrás de cada rincón esperando a que te distraigas o estés débil y saltará para conseguir la atención que ansía, permanecerá siempre enfadado y en una eterna lucha contra el lobo blanco. El lobo negro también tiene cualidades, la tenacidad, el coraje, la valentía, el pensamiento estratégico, hay que encontrar el equilibrio del alma y saber escoger en cada momento para que ambos lobos convivan en paz, todo depende de las decisiones de cada instante." >>.

¿Cuántas veces has sentido a los dos lobos? ¿Desde cuando están ahí? posiblemente no tengamos ni la certeza de su origen, no sabemos cómo han llegado hasta nuestro pecho pero lo cierto es que tanto tú, querido lector, como yo, sabemos que los has sentido; la lucha incansable entre el bien y el mal, el doliente pasado del lobo negro sediento de venganza, dolorido, recelado, autocompasivo, frente al honor, la honradez junto a la increíble y laboriosa valentía del ejemplar hijo del hielo, blanco, puro, intacto, si piensas en él casi puedes verlo en lo alto de una roca, observándote con benevolencia pero firme, envuelto en un manto silencioso de nieve impoluta que se posa delicadamente sobre su bello pelaje, ¿a cuál de los dos te habrías acercado de niño?. A veces solo necesitamos esgrimir las constantes vitales de nuestra existencia, empuñar la vida no es fácil (nadie dijo que lo fuera) pero tampoco es difícil, nosotros nos dejamos llevar hasta hacerlo todo un cordón lleno de nudos imposibles de quitar; me incluyo en todo lo que acabo de decir, desde el momento en el que vi mi reflejo en ese cristal supe que yo también me había convertido en marioneta bajo una carpa que aplaude cuando bailas a su son y te fustiga cuando crees caer, en el fondo nadie cae, solo tropezamos pero tenemos el coraje y el arrojo que aun conservamos en herencia de nuestros antepasados para levantarnos una y mil veces, la pregunta es ¿hasta cuando? debemos despertar para poder seguir dejando en herencia las grandes posesiones de la especie humana, y no son el coche o el piso, ¿dónde hemos llegado para pensar que lo material es algo valioso?. Somos lo que seremos, pero descendemos de un largo "fuimos", nos encontramos en una encrucijada moral de estaciones desangeladas, obsoletas, y erigidas por la codicia de algún mortal que se cree rey, aquellos que piensan que pueden ajusticiar, juzgar, imperar y dinamitar; dónde acaba la infancia y empieza la etapa adolescente, dónde acaba ésta y empieza la adulta, esas pautas son simplemente una basura. Cuándo vamos a entender que las responsabilidades no tienen por qué borrarnos sueños, ni hacernos "crecer" como si hasta ese momento no hubiésemos sido personas, lo éramos, solo que felices. Creo honestamente que lo único que debería contar en la vida es la lucha de ambos lobos, ser personas buenas, bondadosas, honorables, dejarnos acompañar por aquellos seres que nos proporcionen luz sin tener que pensar más allá y sin complicarlo todo de manera abismal, cuántas veces no existe un problema y lo creamos nosotros con miedos, inseguridades y cuando llegamos a ese mismo puente nos damos cuenta que no deberíamos haber tenido miedo puesto que se cruza sin dificultad alguna, el tiempo que perdemos en lamentarnos, en compadecernos de nosotros mismos, en discutir, en juzgar, en criticar, en pensar mentiras que nos desvinculen de las verdaderas responsabilidades del ser humano, ser buenas personas sin más, amar nuestro planeta, proteger la tierra que pisamos, respetar a nuestra familiar, no hacer daño y sobre todo tener por nosotros mismos un gran respeto ¿cuántos de nosotros nos respetamos? diría que nadie, todos somos crueles con nuestros fallos, no nos queremos tal y como y somos, siempre buscando más, queriendo la aprobación de una sociedad a la que en el fondo, les damos igual. Forja un concepto distinto de ti cada vez que pinte de nuevo el día, ser diferente no es ser raro, es ser especial, y a su vez ser especial te hace simplemente único.


miércoles, 31 de agosto de 2016

Entrevistando a Marco Almansa, Optio de la legión romana en recreación histórica

Hace un par de semanas publiqué una entrevista con Oscar Madrid, gladiador de recreación histórica; la misión de aquello fue prácticamente llegar un poco más a los lectores con el fin de invitar a que se conociera más el asunto de las recreaciones, ya que considero que en la sociedad en la que vivimos se ha perdido por completo el estandarte de valores culturales que había hace algunas décadas, y ahora solo cobran importancia las muestras anticulturales o carentes de sentido humano alguno, esas donde figurar por factores negativos y amorales es la máxima prioridad. Pero los vericuetos que conducen hasta el punto en el que los ayuntamientos contratan nefastas muestras de desidia social hacia el ámbito cultural, habitualmente están transitados por una profunda desinformación; por lo tanto he pensado en hacer una serie de entrevistas ligadas a las recreaciones históricas. Es un ámbito muy amplio en el que estoy segura que si te gusta la historia, verás reflejado alguno de esos capítulos de los que tanto has leído e indagado. Hoy le toca el turno a la gloriosa legión romana, de la mano de Marco y la asociación Antiqua Clío nos acercaremos a las entrañas de las representaciones que hacen revivir uno de los imperios más conocidos y admirados desde que el mundo empezó a caminar. Quiero dar las gracias a Marco por compartir con nosotros parte de su tiempo y hacer posible que una vez más aprendamos algo nuevo al finalizar la lectura de este artículo.


1. A juzgar por las fotografías se podría decir que llevas mucho tiempo preparando y perfeccionando vuestra puesta en escena, ¿cómo se va dando forma a un proyecto después de la confirmación con la persona que os contrata?
Pues llevo ya unos 10 años en recreación romana y sumando. La articulación de un evento no es nada sencilla, es hablar con la organización, gestionar el alojamiento, dineros, manutención, pernoctas, actividades, que cuadren con otros grupos o asociaciones, y al final, configurar una satisfacción general para todos. Ya que si disfrutamos los recreadores, podremos transmitirlo al público. También aprendemos de los errores cometidos en otros eventos, para que en el siguiente no se repita y crezcamos.

2. ¿Cómo y porqué te sumergiste en el océano de las recreaciones? 
Me sumergí en el mundo de la recreación durante la carrera universitaria en Madrid. Quise dar un paso más en mis estudios de historia de Roma, mi especialidad. Quería saber más allá de los libros, de las imágenes o vídeos que es ser un romano, en este caso, o lo más cercano. Saber qué pesa una armadura, a qué sabe la comida romana, sentirme dentro de una batalla, etc. La verdad que fue una buena experiencia el meterme en recreación, no me arrepiento y lo recomiendo encarecidamente.



3. Casi todos los que nos sentimos atraídos por la historia tenemos predilección por algunos tramos que consiguen despertar en nosotros sentimientos de manera especial, ¿qué es aquello que te atrae tanto del Imperio Romano? 
 La verdad que todo comenzó gracias a un profesor del colegio, D. José María y que me enseñó historia de una manera distinta. Desde entonces mi interés educativo fue por la historia y no por las ciencias, como iba en primer lugar. Fue Roma la parte de la Historia que más me atrajo, como una luz tras un túnel. Tras descubrir más sobre Roma, me cautivó hasta hoy, y como consecuencia de ello, estoy haciendo una tesis doctoral sobre Roma, un libro sobre legionarios, un programa radiofónico en Radio Argo sobre el tema, etc.

4. ¿Cómo describirías un día de trabajo completo con tus compañeros dentro de tu agrupación? 
Como en todas las asociaciones existe un trabajo en equipo que es necesario para el buen funcionamiento de la misma. En la Asociación Antiqua Clío tenemos una premisa, trabajamos todos por todos, de esta forma siempre hay un cuidado de la misma y sus detalles. La verdad que, aunque hay que hacer la carga y descarga de furgoneta o vehículos, al final siempre es más gratificante encontrarte con las personas que compartes esta afición.

5. Dicen que el ser humano es capaz de exprimir cualquier momento convirtiéndolo en un instante valioso ya que de todo se puede aprender ¿recuerdas algunas anécdotas tanto positivas como negativas con las que hayas terminado por aprender algo de manera especial? 
Anécdotas hay muchas en general, pero me quedo sobre todo con aquellas que, de forma positiva, se sonsacan cuando tienes un público entregado y que te felicitan cuando se da la explicación. Al margen de eso, el aprendizaje que se puede obtener de aquellas personas que preguntan, que curiosean por la historia y que siempre enseñan un aspecto personal de lo aprendido por esa persona cuando era pequeño o recientemente. Por el lado negativo, la verdad es ver a algunas personas no respetar el material que se muestra, llamarles la atención y den alguna respuesta poco educada. Pero si de anécdotas graciosas se refiere, una vez en un desfile nos dijeron “Esos son los que mataron a Jesús” y en otras ocasiones similares: “¿Vosotros sois espartanos?”, “¿Con esa escoba en la cabeza barrerás muy bien la casa, no?”, “¿Qué lleváis debajo de esas falditas?”


6. Contando que las recreaciones históricas están sujetas a un amplio abanico de temáticas, es de suponer que cada grupo debe preparar de manera diferente sus personajes ¿cómo lo hacéis dentro de tu agrupación? ¿Piensas que se requiere algún tipo de puesta a punto psicológica? 
La preparación más que de personajes es grupal. Existen entrenamientos físicos que hacemos como si fuéramos legionarios, con un equipo, entrenamos combates, movimientos, formaciones, estrategias, etc. De esta forma cuando tenemos un evento, los legionarios saben qué hacer. Aunque siempre hay alguno que otro que se equivoca o se despista, para eso ya están los oficiales, para llamarles la atención, dándoles con la vara en el escudo o en la armadura o casco. Y a las malas, castigos varios de forma pública pero que realmente asumen por el rol que les toca. Evidentemente, también tenemos un aprendizaje teórico que se le da a cada legionario, y previo al evento, para que todos tengamos un conocimiento básico de lo que haremos, etc.

7. Al compás de los pasos que recorren los caminos y las encrucijadas de la historia vemos constantemente como las creencias religiosas van jugando un papel crucial y a destacar en casi todos los aspectos bélicos que han sacudido al mundo tanto en la antigüedad como en la actualidad ¿qué rol mantuvo el aspecto religioso en la legión romana? 
La religión en el mundo antiguo en general es fundamental para entender la vida cotidiana, social y económica de cualquier cultura. Si bien es cierto, en el tema militar juega un papel esencial, ya que por ejemplo los estandartes son elementos, no sólo señalizadores de movimientos, sino como símbolos religiosos a adorar, sobre todo el Aquila (Águila de la Legión) y la Imago (Imagen del emperador). En la Asociación tenemos muy en cuenta el tema religioso dentro y fuera del ámbito militar. De hecho soy uno de los sacerdotes de Antiqua Clío y el primero en recrear ciertos tipos de sacerdotes en España y Europa que no se han hecho ni repetido aún. La religión en la recreación histórica se hace poco, y en el mundo antiguo en general y romano en particular rige la vida, pero no por la creencia, sino por la superstición. De hecho soy más partidario de que los romanos practicaban los ritos por superstición que por devoción a las divinidades.

8. Gracias a las recreaciones históricas vemos el esqueleto de lo que fue el glorioso Imperio Romano reconstruido entre bambalinas, ¿cómo era un día en la vida de un legionario romano? 
La vida de un legionario romano es bastante compleja y emocionante, al menos, desde nuestro punto de vista. El legionario es levantado, igual que hacemos en nuestra asociación, a toque de cornu (especie de trompeta en forma de espiral) que también es usada en batalla. Se desayuna y empieza el entrenamiento o evento (en caso de reconstrucción). El entrenamiento consiste en formaciones, combate delante del palus (palo largo de 1,70-80m donde se dan estocadas con la espada y golpes de escudo imitando a un contrincante). También están limpiando su equipo (es fundamental tenerlo limpio, sin oxido, etc.), comer, tenían su tiempo de ocio y descanso, etc. Cuando no entrenaban también construían, hay que desmitificar al soldado en general, pero al romano en particular, que siempre están combatiendo. También se forman, ya que el legionario romano debía saber leer y escribir para entrar en la legión o durar dentro de ella y ascender en el escalafón, como hoy en día. Los legionarios que están en la construcción, están en proceso de edificación de su campamento, de calzadas, edificios varios no solo militares, vigilancia, etc. Son tareas que hacen los legionarios y que poco se conoce.

9. Entiendo que a lo largo del tiempo que llevas recreando habrás visto todo tipo de cosas dentro del mundo de las recreaciones históricas, ¿qué cambiarías para fomentar la unión entre los diferentes grupos dentro de un mismo tramo de la historia? 
La verdad que cambiaría ciertos conflictos entre grupos por temas económicos, envidias y egos. Son cuestiones que, no sólo pasa en España, sino en Europa en general. Tampoco quiero asustar, pero es una constante en el ser humano en ésta y otras aficiones o situaciones laborales y sociales del mundo real. A los recreadores nos gusta hacer la guerra civil igual que los antiguos romanos, pero es algo que no sólo es en el mundo antiguo, se puede extrapolar a otras etapas recreadas. El pisotear a otros grupos, boicotearles, negarles evento es algo muy feo, a no ser que ese grupo no tenga calidad, etc. La verdad que cambiaría los rifirrafes, al menos en lo que a recreación se refiere (en lo personal puede haberlos), en pro de una colaboración, que no unificación, de los grupos.

10. Cada día se dan a conocer más métodos de adoctrinamiento mental en los que os temas más disipados con los culturales y diría que en ocasiones con casi inexistentes, ¿piensas que el Gobierno debería dejar de invertir cantidades insultantes en actividades arcaicas o sin ningún fin benévolo para la educación y formación de los españoles, y comenzar a destinar más fondos a las actividades que rodean a la recreación histórica? ¿Sería posible devolver con estas representaciones el interés por la cultura a la sociedad? 
Creo que no sólo el gobierno actual del Estado, sino de las distintas comunidades o ciudades deberían devolver al pueblo la historia, cultura y poder así, tener un país más fuerte en enseñanza, innovación y conocimiento. Es necesario fomentar las HUMANIDADES en general, también la ciencia por supuesto, pero como la tónica frecuente hoy por hoy es la de desinvertir en las Letras. Esto hace que cada vez menos gente tenga el poder o capacidad de conocer la Historia, el pensar, el tener una actitud crítica (eso molesta mucho a los gobiernos) para tenernos como borreguitos a su antojo. La verdad que en vez de dar dinero a organizaciones o asociaciones que nada aportan, o los casos de corrupción, etc. se debe invertir en que cada rincón de este país tenga su historia bien hecha, su turismo cultural (que da dinero y da puestos de trabajo, aunque parezca que no) tener una gente culta, que avance en su historia y a prenda de la misma. La recreación histórica, sea de la etapa que sea, es fundamental para enseñar historia de una forma que en las escuelas no se puede hacer, a no ser que nos inviten (que ha pasado) a dar alguna charla de forma puntual. La historia debe ser enseñada no como fechas, datos y poco más, sino como un conjunto de hechos que se interrelacionan entre sí, además de que con la recreación se puede sentir y tocar la historia en directo.


miércoles, 24 de agosto de 2016

Cuaderno de viaje: Tierras toledanas

Una de las mayores características que etiqueta a la sociedad del siglo XXI es la diversidad a la hora de pensar, sentir y elegir; por ello en cada situación nos basamos en diferentes motivos o razones para decidir qué camino escoger, en periodos calificados por la mayoría como vacacionales no es complicado ver en los escaparates de las agencias de viajes a más de una familia mirando embelesados los carteles publicitarios, y los más adultos de la misma recorriendo el suelo con la mirada sin más fin que el de hacer un ligero cálculo mental con el que vislumbrar si el viaje de sus sueños está o no a su alcance. ¿Qué nos lleva a decantarnos por un destino u otro? cuando yo empecé a mirar viajes, todo el mundo daba por hecho que me iría a pasar una semana al extranjero y yo cada vez que alguien me enumeraba la típica lista de capitales europeas, acababa pensando lo mismo; no entendía (ni entiendo) el motivo para relacionar vacaciones con extranjero, dentro de nuestras fronteras hay verdaderos paraísos, por lo que no veo la imperiosa necesidad de tener que coger un vuelo para disfrutar de unos días de paz. Después de hacer una lista con los lugares que más me gustaría ver por orden de preferencia, me di cuenta que Toledo era la ciudad más nutrida de mis sueños culturales, así que alquilé un precioso ático en mitad de su casco histórico, justamente delante del imponente Alcázar y compré un billete de tren, medio de transporte que me sigue fascinando y transportando a tiempos pretéritos y mágicos.

Atardecer en Toledo desde mi ventana

El viaje en general ha sido un paréntesis en mi vida que yo necesitaba, ahora que he vuelto a casa me atrevería a decir que la necesidad de alejarme de mi entorno cotidiano en soledad por unos días era más fuerte e importante de lo que yo pensaba en un primer momento. La experiencia ha sido realmente gratificante, quizás por la manera de vivir, sin despertador, solo con los rayos del sol, además una de las noches el cielo se puso negro como la boca de un lobo y acabó cayendo una tormenta épica, he de reconocer que estar sola en un ático y escuchar un trueno seguido de un latigazo de luz pues no es nada fácil, el edificio era muy antiguo (de los que tanto me gustan) y la terraza era su mayor atractivo, despertarse y poder sentarse frente al majestuoso Alcázar de Toledo con una taza de café en la mano y un libro de las Órdenes Militares sobre la pequeña mesa de madera no tiene precio. Por las tardes salía a pasear por las laberínticas calles constituidas de solemne piedra, en las que cuando caía la noche se reflejaban las anaranjadas luces de los pequeños faroles, momento que te transportaba sin darte cuenta a la España de Gustavo Adolfo Bécquer, esa patria melancólica, callada, serena y a ratos tétrica. Pero avanzabas un poco más y contemplabas como de la nada, en mitad de una calle, había un portón cerrado a cal y canto con una cadena por que la cerradura original dejó de cumplir su función muchos años atrás y es cuando desde Becquer pasas a la honorable Orden del Temple, la madera sin pulir, los rastros de forja en el portón, esbozar con la mano el contorno de las rejas del pequeño ventanal que lo preside y por momentos te parece estar en otro tiempo, algo que no hemos vivido, pero que la magia de las calles toledanas guardan y nos regalan a los afortunados que sabemos ver más allá de las carísimas tiendas de la calle Comercio (irremediablemente terminé por traerme a casa una gran figura templaria), o de los costosos bares, aquellos que lejos de lo puramente comercial sabemos apreciar los rayos y truenos que envolvieron esa noche al Alcázar de Toledo en un abismal manto de lágrimas. Perdí la cuenta de los lugares culturales que visité, todos los museos que pude, entre los más bonitos están el de la Santa Cruz y la España Mágica, pero el Monasterio de San Clemente con la exposición de las Órdenes Militares no se puede quedar atrás, a pesar de ser réplicas disfruté mucho de las recreaciones que habían preparado; pero yo quiero subrayar en este cuaderno de viaje tres lugares que me han impactado de manera muy especial por distintas razones aunque por una en común, su hechizo:

Posada de la Hermandad

En el año 1476 la Santa Hermandad fue instituida por Isabel la Católica en las Cortes de Madrigal, con este gesto se pretendía unificar al resto de hermandades y con ello crear una sede para proteger los caminos, perseguir a los malechores y hacer cumplir la ley; la Santa Hermandad se puede considerar antecesora de las actuales Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Su jurisdicción tuvo una honorable longevidad, se trataba del primer cuerpo policial tan organizado y estructurado de Europa, hasta que en el año 1834 fue disuelta para dar paso a la nueva institución policial. El edificio al que hoy hacemos referencia fue erigido para albergar la sede toledana de la Santa Hermandad, la gran portada típica de la ciudad con un estilo gótico-mudéjar exquisito, está adornada con el símbolo de la Hermandad, dos ballesteros que protegían y flanqueaban el escudo tallado en madera de los Reyes Católicos de España (ahora se puede ver expuesto en el piso superior de la posada). Sirvió de emplazamiento civil y de uso público, si subimos por las escaleras nos encontramos con un gran salón el cual fue una sala destinada a la celebración de juicios, está decorado con pinturas murales que nos recuerdan que la construcción perteneció a la Santa Hermandad, de nuevo dos ballesteros. También sirvió de cárcel hasta su disolución cuando el edificio fue vendido y transformado en posada. Con lo grande que es Toledo qué motivo podría tener para destacar este enclave como un lugar que se debe visitar, bien pues la respuesta para mi es complicada de explicar, ya que hay cosas que carecen de esos factores que las hacen explicables, pero lo intentaré. En los sótanos la Santa Hermandad tenía las mazmorras, compuestas de tres celdas abovedadas que dan a las entrañas de un patio de luces, para acceder a ellas tienes que descender por una estrecha escalera de piedra, en la que el paso de los años se aprecia con suma facilidad, las fotografías hacia la puerta de una de las celdas las hice desde el piso superior, no pensé que se pudiera bajar ahí, pero estaba equivocada y el muchacho que estaba en la recepción de este actual Centro Cultural me dijo que las mazmorras estaban abiertas al público. Creo que jamás olvidaré la sensación al correr el gran pestillo de la primera celda, al entrar en contacto con el frío metal sentí que el tiempo no había pasado, a pesar de estar a 40º en la ciudad, aquel lugar parecía un frasco hermético del pasado, conforme entraba en la celda todo se volvía más y más silencioso, hasta que al sentarme en el suelo del fondo de aquel emparedado de lamentos, todo fue sepultado por un ensordecedor silencio en el que no se escuchaba ni una mosca; de ese que a veces crees percibir hasta un pitido, el calor cesó, alargué la mano más allá de mi rodilla y con la yema de los dedos acaricié la tierra que se había desprendido de las pétreas paredes. El silencio, la calma, hacían un efecto contrario a lo que suelen transmitir, no había paz. Dicen que los sótanos fueron utilizados para torturas inquisitivas, tengo el convencimiento de que aquellas almas jamás se alejaron de allí.


Despacho del General José Moscardó Ituarte (1896-1956), Alcázar

Esta sobrecogedora estancia estuvo apunto de ser cerrada al público con la aplicación de la ley de Memoria Histórica que irrisoriamente solo afecta al conocido como bando nacional, ya si entramos en los miles de asesinados por los republicanos, eso ya no importa, y hay que escarbar mucho para obtener datos, como es el caso de la masacre que perpetraron en Belchite o la de Paracuellos. Esta ley es la principal culpable que tras el desmantelamiento del antiguo Museo del Asedio de Toledo, partes fundamentales de la historia como la enfermería en los sótanos del Alcázar en la cual se refugiaban los civiles que estaban dentro de la fortaleza durante los continuados bombardeos republicanos, o la cripta en la que se enterraron los caídos durante el asedio (también algunos supervivientes por deseo propio cuando les llegaba la hora final) hayan quedado vetadas al público. Sobra decir que considero esto un atropello hacia la libertad, ya que siendo parte de la historia de España debería permanecer abierto sin lugar a dudas para que se pueda aprender de verdad ese periodo de nuestro país. Me molesta mucho cuando se sigue dando más importancia a unos muertos que a otros, en una guerra realmente no hay bandos, solo víctimas y de manera muy remarcada si hablamos de civiles.

Las camas de la enfermería del Alcázar 

Volviendo al despacho del General, aunque iba con la idea fija de verlo, no pensé que fuera tan impresionante; los techos y las paredes conservan los destrozos de la metralla de la época, así como parte del mobiliario, también está en una urna de cristal el famoso teléfono mediante el cual Moscardó se despidió de su hijo Luis después de que los republicanos lo llamaran diciéndole que o se rendía o fusilarían al joven de 24 años, la conversación que llenó antaño los libros de historia fue así:

- Cándido Cabello (socialista y jefe de milicias de Toledo): Son Uds. responsables de los crímenes y de todo lo que está ocurriendo en Toledo, y le doy un plazo de diez minutos para que rinda el Alcázar, y de no hacerlo fusilaré a su hijo Luis que lo tengo aquí a mi lado.
- Coronel Moscardó: ¡Lo creo!
- Cándido Cabello: Y para que veas que es verdad, ahora se pone al aparato.
- Luis Moscardó Guzmán: ¡Papá!
- Coronel Moscardó: ¿Qué hay, hijo mío?
- Luis Moscardó Guzmán: Nada, que dicen que me van a fusilar si el Alcázar no se rinde, pero no te preocupes por mí.
- Coronel Moscardó: Si es cierto encomienda tu alma a Dios, da un viva a Cristo Rey y a España y serás un héroe que muere por ella. ¡Adiós, hijo mío, un beso muy fuerte!
- Luis Moscardó Guzmán: ¡Adiós, papá, un beso muy fuerte!
Cuando Cándido Cabello vuelve a coger el teléfono el Coronel Moscardó le dice:
- Puede ahorrarse el plazo que me ha dado y fusilar a mi hijo, el Alcázar no se rendirá jamás.

La pared está ataviada con imágenes de la Guerra Civil, pero se pueden destacar especialmente las dos obras de arte que nos muestran al General y a su hijo, dos preciosas pinturas que dejan volar nuestra imaginación. Sinceramente al igual que comentaba con la posada anterior, se trata de un enclave único, cuesta trabajo creer que cualquier persona que entre allí no salga con un escalofrío aunque no conozca la historia del lugar. Siempre he pensado que hay sitios que son capaces de quedarse celosamente con una parte de lo que se vive en ellos, es como si el eco de lo que un día pasó, del retumbar de las botas de Moscardó al caminar por aquellos 25 metros de habitáculo, jamás se hubiera desvanecido entre los años de paz. Nunca he entendido bien el asunto de las energías y no puedo hablar mucho de ello, tan solo puedo dar testigo de lo que yo he podido experimentar y si existe en Toledo un epicentro de magia para quedarse en silencio y escuchar los sonidos naturales que despiden los muebles, o ver cómo la gente ni levanta la cámara, simplemente se sitúan delante de la ventana y contemplan el exterior en silencio, si existe un lugar hechizado sin duda es el despacho del glorioso General, algo que he pensado a lo largo de toda mi vida es que la historia revive cada vez que alguien piensa en ella, y este es uno de esos casos; cuando te quedas a solas te entran ganas de preguntar con audaz inocencia ¿sigue ahí mi General?.


Iglesia de San Román, actual sede del Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda

Nos topamos con este paraíso arqueológico en uno de los lugares más elevados de Toledo, una de las colinas más hermosas, entre sus calles, perdida entre la espesura de las calzadas empedradas pero firme al amparo de la majestuosidad de su fachada. La planta basilical está compuesta por tres naves que a su vez presentan separaciones con maravillosos arcos de herradura califal, están descansando sobre pilares y columnas de origen visigodo y romano a los que se adosan columnas con capiteles. Se dice que su parroquia puede estar documentada desde el siglo XII, el arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada consagró la iglesia en el año 1221, cuentan que en ella se coronó rey a Alfonso VIII de Castilla el 26 de agosto de 1166. En el siglo XIII la iglesia tuvo algunas obras, como el nuevo ábside y los frescos (de los que destacaría el Juicio Final) que fueron tapados en el siglo XVI tras la remodelación del ábside de la mano de Alonso de Covarrubias, pero en el año 1940 fueron recuperados (en la medida de lo posible). Actualmente atesora una gran colección de restos arqueológicos de los siglos VI, VII y VIII, que muestran principalmente cómo fue la antigua capital del reino visigodo de Toledo, entre los que destacan cimacios, relieves, muestras epigráficas, pinturas, documentos, una amplia muestra orfebre, y ajuares. El suelo de la Iglesia es un macabro mosaico de tumbas, algo que nunca he hecho es perturbar el descanso de los muertos, no me gusta hablar en los cementerios (ni que decir reírme) y mucho menos tocar las sepulturas, para mi fue impactante cuando llevaba ya un par de horas dentro y al mirar al suelo me di cuenta que lo que estaba pisando eran tumbas, algunas de ellas con el nombre casi desgastado, otras perfectamente legible. Al final de la sala, después de pasar por delante de los frescos y atravesar un pequeño corredor, llegas a una puerta, aquella que conduce al torreón. Se trata de una robusta torre de estilo mudéjar toledano que tiene dos cuerpos superiores en doble campanario, algo completamente espectacular; para poder acceder a su cima tienes que subir una escalera interminable con escalones irregulares, la cual sirve prácticamente de palomar hoy por hoy, conforme vas avanzando se pueden escuchar las palomas sin parar, encuentras huevos a tu paso e incluso plumas, tuve la suerte de ir entre semana de vacaciones, así que estuve sola en muchos sitios y la torre fue uno de ellos. Al llegar arriba ves a vista de halcón todo Toledo, no os puedo describir lo que se siente al sentarte al lado de uno de esos arcos, cerca de la campana, y entre el sonido de las palomas, el del viento y el de tu respiración agitada por el gran tramo de escaleras, encontrarte a solas contigo mismo, sin nadie más. Podría decir sin lugar a dudas que fue uno de los sitios que más me hizo pensar, de esos en los que cierras los ojos y vislumbras todos los problemas con claridad y lo que es más importante, ves nítidamente la solución a ellos.


Dicen que existen dos tipos de viajes, aquellos que disfrutas sin más y los que cambian algo en ti; cuando en el camino de vuelta sacas tu libreta e intentas neciamente plasmar parte de tus sentimientos en un lecho de papel pero la tinta no logra trazar nada, las palabras se quedan en el tintero y solo puedes ponerle la tapa a tu bolígrafo, cerrar el cuaderno, y al levantar la mirada y ver tu reflejo en la ventanilla del tren dibujar una sonrisa, entonces es cuando un viaje te ha llegado a ese que late en tu pecho, sin importar el destino, el dinero, tan solo dándole importancia a las vivencias, por que no es el sitio, realmente es lo que tú consigues ver en él. Quizás Toledo y sus calles lograron cambiar algo en mi ¿el qué? eso da para otro artículo queridos lectores, la semana que viene nos vemos con otros temas y diferentes historias, pero en el mismo sitio y con la misma ilusión.

lunes, 8 de agosto de 2016

Entrevistando a Oscar Madrid, gladiador de recreación histórica

Si analizamos a vista de pájaro el panorama festivo español, no es complicado darse cuenta de que las actividades con fines culturales brillan por su ausencia; casi todas las comunidades optan por otro tipo de eventos carentes de sentido y en la mayoría de ocasiones impuestos por patrocinadores que compran en un abrir y cerrar de ojos a la desgastada clase política de este país. Los presupuestos se amoldan a un pan y circo moderno, en el que solo se tiene en cuenta el entretenimiento del público pero de manera estrepitosa y banal, sin reparar lo más mínimo en las consecuencias de las nuevas actividades festivas que azotan este sin sentido de patria. 
Considero que todo el dinero invertido y desperdiciado en contratar espectáculos que solo hacen aún más borrego al pueblo, deberían ser sustituidos por eventos dirigidos a nutrir el desangelado interés por la cultura que envuelve a un alto porcentaje de la población; y por ello después de ver las recreaciones históricas llevadas a cabo en el yacimiento Lucentum de la mano del Museo Arqueológico de Alicante (Marq) he decidido contactar con uno de los grupos que participaron en dicha recreación para poder exponer con claridad en qué consisten estas actividades y las razones por las cuales debemos insistir en instaurarlas de manera férrea en nuestras fiestas a nivel nacional. Hoy tengo el honor de contar con la colaboración de Oscar Madrid, miembro del grupo de recreación histórica Tarraco Lvdvs, con él conoceremos de cerca en qué consisten sus eventos y cómo hacen llegar la historia hasta el pueblo. Espero que disfrutéis y os ayude a escoger mejor a dónde queréis que vayan vuestros impuestos dedicados a estos fines, aunque se tienda a pensar que no se puede hacer nada por cambiar el mundo, sí se puede, y mucho más desde vuestra propia ciudad; basta con mandar una carta a vuestro Ayuntamiento para dar voz a estas actividades culturales que sí merecen un lugar en nuestras fiestas, al igual que otros grupos dedicados a diferentes fracciones de la historia de España ¿para qué adoptar más costumbres y fiestas de fuera pudiendo nutrirnos de nuestra propia historia?. Tenemos suficiente material para hacer recreaciones colosales.
Quiero dar las gracias a Oscar por su amabilidad y por facilitarme las fotografías que acompañan a este artículo.

1. ¿Cómo descubriste el mundo de las recreaciones históricas? ¿Qué te hizo adentrarte en él? 
Pues hace ya más de quince años, en una fiesta en Guissona (Lleida). Por casualidad me encontré allí a un grupo de legionarios de la Legio VIII de Tarragona. En aquel momento no tenia ni idea de porqué hacían aquello, ordenes en latín, formaciones, Testudo... fue como una ráfaga de aire fresco. Pasaron dos años sin volver a pensar mucho en ello, pero tras empezar el “boom” de internet comencé a informarme sobre aquellas actividades lúdico-culturales. Finalmente encontré un grupo la legio VIIII Hispana y ya fue un no parar desde entonces. Griegos, cartagineses, romanos, macedonios, gladiadores... y lo que venga. Como ves, entré un poco por accidente, pero guiado por mi gran pasión por la Historia Antigua.

2. ¿En qué consisten las actividades que realiza el grupo de recreación histórica Tarraco Lvdvs?
 
Tarraco Lvdvs fue creado apenas tres años atrás, aunque ya hacía un par más que veníamos dándole forma. Nos sorprendía que en una ciudad como Tarraco (Tarragona) no existiera un grupo de gladiadores locales. Desde entonces hemos conseguido recrear con bastante fidelidad los equipos de los diferentes gladiadores con nuestros combates (también hacemos vida civil, ceremonias y representaciones de lo que sería la vida de un esclavo que entra en un lvdvs tras ser vendido al Lanista del Lvdvs). Hemos conseguido por fin este año participar en las Tarraco Viva, uno de los eventos culturales de recreación histórica romana más importantes a nivel mundial. También hemos estado en Pula (Croacia) representando a nuestro país frente grupos de un grandísimo nivel y mucha más solera que nosotros. Este año como colofón final estaremos en Suiza para seguir aprendiendo y aportando nuestro granito de arena a los mejores grupos de Europa.

3. Desde que comenzaste hasta el momento, ¿cuántos personajes has representado? ¿Cuál de ellos te ha resultado más complicado?
Bueno, he representado a unos cuantos, aunque no es teatro lo que hacemos. Actualmente represento a Casivs Vitorinus, adopte ese nombre de un gladiador real su estela funeraria fue encontrada en Hispania, murió a los 33 años (edad que tenia yo cuando lo tomé) creo que es una bonita forma de honrar a nuestros ancestros de esta forma tan sencilla. Y bueno, más que un papel intentamos estudiar sobre todo las técnicas de combate ya sea actualmente como gladiador o en el pasado en Hispania Romana y en la asociación cultural Evocati como legionario o en Athenea Promakhos como Hoplita Griego. El momento en el que creo me he acercado más a la sensación del combate fue en Aquileia (Italia) donde nos enfrentamos unos doscientos recreadores (galos y romanos) en un combate caótico donde resultaron varias personas heridas. Tras aquello decidí dejar los combates en grupo y dedicarme a la gladiatura. Prefiero saber por donde me van a venir los golpes.

4. Contando con la maravillosa puesta en escena que tenéis, comprendo que no se trata de una actividad de bajo coste, ¿se necesitan presupuestos muy elevados? ¿en qué pieza has invertido más dinero hasta la fecha?
La recreación histórica es cara, sobre todo si uno quiere hacerla correctamente. Muchas veces compras piezas que luego descubres (o te hacen descubrir) que no son correctas. Uno termina acumulando muchos trastos inservibles. La pieza que más me ha costado y más orgulloso estoy de ella es sin duda mi casco de Tracio. Una reproducción fidedigna de uno encontrado en Pompeya; obra de un artesano rumano, solo hizo dos como ese y uno de ellos esta en un museo. Me encanta saber que el mio esta viviendo un poco más o menos lo que vivió el original.

5. ¿Dar vida a ciertos personajes os supone tener que estar en forma físicamente de manera especial? ¿particularmente tú realizas algún deporte con el fin de prepararte para las recreaciones?
Si, sin duda. Para gladiador he tenido que ponerme muy en forma, perder kilos, trabajar duro en el gimnasio y practicar un poco de artes marciales. Hice algo de kendo y practico con la gente del grupo cada semana con equipación pesada para poder soportar luego los combates. Algunos de los cascos llegan a pesar siete kilos y hace falta un buen cuello para dar saltos con él puesto y recibir impactos directos. Cada final de evento es un recuento de cortes, morados y contusiones.


6. ¿Cómo transcurren en el grupo los días previos a una representación? 
Depende de la representación, por fortuna en el grupo hay gente de todo tipo y todos aportan su granito de arena. Los hay mas entendidos en historia, arqueólogos, artes marciales, diseñadores, actores... y cada cual hace su función. Los días previos son como el resto de días, el trabajo ha de llegar ya masticado al evento mucho antes. Lo importante durante las representaciones no es actuar, es meterte en la piel de la persona a la que estas recreando.

7. ¿Crees que lográis reproducir fielmente, en la medida de lo posible, los diferentes periodos de la historia? 
Imposible recrear al 100% y menos en épocas tan antiguas, si se llega al 50% ya es para darse con un canto en los dientes. Solo en aptitud, mentalidad, forma de pensar o cómo experimenta una persona actual el peligro ha de ser muy diferente a lo que podían sentir estas personas dos mil años atrás. En materiales dos cuartos de lo mismo, no se conservan muchas piezas a no ser que sean metálicas o grabados en piedra. Los mosaicos también han sido una gran ayuda a la hora de reconstruir gladiadores o las cerámicas para recrear Griegos. para la Roma republicana es muchísimo más difícil ya que la austeridad y sobriedad del romano republicano no ha dejado apenas huellas con las que poder guiarnos. En este caso los textos de Polibio nos han despejado muchas dudas, pero siguen existiendo muchos interrogantes que se suplen con suposiciones; algo que recreando esta época se ha de asumir. Un claro ejemplo son las gladiadoras, ¿existieron? Por supuesto, hay un relieve que lo demuestra con dos “provocadoras” ¿esto significa que solo existieron mujeres gladiadoras en esta categoría?. Puedes cerrarte a la evidencia de lo encontrado o suponer que si existieron de esa categoría existieron de otras, ya es cuestión del purismo del grupo recreador aceptarlo o no. (Los debates sobre estos temas en los grupo de recreación histórica suelen ser muy encendidos).

8. Gran parte del público que acude a veros quizás no esté muy inmerso en la historia, ¿de qué manera se consigue llegar y trasmitir estos tramos de la antigüedad tal y como eran al público que no posee conocimientos previos y a los niños? 
Esto también depende mucho de dónde se haga el evento, si vienes a ver una explicación en un yacimiento, universidad o un evento serio como son las Tarraco Viva ya das por hecho que la gente que va allí viene con un interés añadido. Aquí puedes extenderte de forma más amplia, entrar en datos mas técnicos y tratar de fomentar esas ganas de saber e incluso de recrear. Cuando lo haces en un colegio o una fiesta de temática romana donde nos han contratado puramente por el espectáculo, damos lo que el publico quiere. En los dos casos, explicaciones cortas y muy ilustradas con los gladiadores de frente, no puedes tener a un niño hablando de la tipología de los cascos o de la historia social de los gladiadores, hay que combinar información y espectáculo para que a gente salga contenta y a la vez aprendan algo sobre nuestro pasado.

9. ¿Cuál es la anécdota más graciosa que recuerdas? 
Más que graciosas me han pasado cosas muy surrealistas. En una ocasión nos contrató la editorial Edhasa para hacerle de escolta al escritor de novelas Simon Scarrow en la feria de libro de Sant Jordi de Barcelona; fuimos vestidos de legionarios imperiales otros dos compañeros y yo. Aún no se bien cómo terminamos en una fiesta muy pija con gente muy rara y algunos famosos por allí. Uno de mis compañeros fue abordado en los aseos por unos chicos que trataron de ligar con él, a mi me preguntó la escritora Lucia Etxebarria qué llevaba debajo de la faldita y si se lo podía enseñar. Un chico con un peinado en forma de ensaimada en la cabeza nos miraba (y nosotros a él) a ver quién era más raro, él o nosotros, nos dejó en paz en cuanto sacaron los canapés. Al salir de allí un grupo de gitanos comenzó a gritarnos "¡¡Esos son!! esos son los que mataron a nuestro señor Jesucristo", instintivamente todos echamos la mano al pomo de nuestros gladius. También recuerdo que un grupo de niños al verme ataviado con la armadura comenzaron a llamarme Sant Jordi, me rodearon y comenzaron a cantar una canción. Fue un día raro raro... lo mejor es que nos pagaron con libros.

10. ¿Qué cambiarías del mundo de las recreaciones históricas? 
El ego desmesurado de mucha gente, en doce años recreando he visto grupos de personas convivir como autenticas familias y desmontarse en semanas por culpa de personas que quieren imponer sus criterios a costa de los demás. Personas que prefieren dirigir a cinco “leales” antes de amoldarse al criterio de un grupo de cien o mas. Mucha gente que cree saberlo todo y otros que son incapaces de encajar la más mínima crítica sobre su equipación. Cambiaría la falta de unidad entre grupos y recrear por un bien común. Por suerte en la antigüedad hay mucha más cordialidad y grupos mucho más numerosos que en grupos de la Edad Media. También cambiaría la mentalidad de las instituciones publicas que tienen dinero para contratar una orquesta por quince mil euros y son incapaces de traer grupos de recreación de calidad por mil euros. Prefieren vestir al pueblo con disfraces y mercadillos y etiquetarlo como recreación histórica cuando tan solo es una fiesta histórica popular y no una recreación. En este país para fiestas siempre hay dinero, para cultura no, creo que España es uno de los pocos países que invierte tantísimo en fiestas históricas y no somos capaces de recrear con ayuda oficial eventos como los que se hacen en Waterloo (Bélgica), Hastings (Reino Unido) o Gettysburg (USA) donde se recrean batallas con miles de recreadores, una pena.


miércoles, 3 de agosto de 2016

Las raciones de combate

La sociedad que no pertenece al ámbito militar, tiende a pensar que en una guerra solo existe el núcleo del conflicto, realmente es esa la única información que se nos administra estratégicamente como un goteo intermitente en los medios de comunicación; pero los periodos bélicos activos no son solamente batallas, también a lo largo de la historia encontramos curiosidades, historias paralelas que han ido formándose en el limo de las guerras. Quizás no se pueda recoger tanta información como nos gustaría de algunos aspectos de la vida los soldados, ya sea por la lejanía a la que se enfrenta nuestra oportunidad de ojear documentos o por el poco interés que despertaron en su día (gran similitud con lo que ocurre hoy por hoy); algo que si ha sido documentado de manera notoria sobretodo por los Estados Unidos de América, es todo el halo que concierne a la alimentación de los soldados, lo que nos conduce hasta nuestras protagonistas de hoy, las raciones de combate.

Si nos remontamos a las primeras guerras documentadas como tal en nuestra era, el alimento dependía de los combatientes, de manera que muchos soldados llegaban a las filas desnutridos y sin apenas fuerzas para luchar, algo que lógicamente comenzó a preocupar a los líderes a pesar que en un primer momento no fue algo que les importara demasiado. Junto con los integrantes del ejército, se acababa desplazando casi toda la familia para poder abastecer a sus seres queridos, lo que era un campamento militar acababa siendo una estampa un tanto peculiar, donde era habitual ver animales, niños e incluso lo necesario para llevar a cabo tareas de carácter agrícola. El Congreso de Estados Unidos decidió finalmente asignar raciones de comida al ejército en el año 1775, era un menú bastante completo que contenía productos clave para el óptimo mantenimiento nutricional de los soldados, tales como panes, carne y legumbres; no se disponía todavía de ningún tipo de cocina designada para el campamento, por lo que se solía cocinar por tandas y habitualmente se acababa complementando con lo que cada uno podía aportar. Un siglo más tarde comenzó la Guerra Civil de EE.UU (conocida como la Guerra de Secesión 1861-1865) el método era prácticamente el mismo pero aquí encontramos una variante en el sistema a destacar, se designan personas para repartir, preparar y emplatar la comida, lo que supuso un avance notable sobre todo en el ámbito de las fracciones de tiempo empleadas para este fin, y en el crecimiento del grupo que cada tanda podía abarcar.
No hubo variaciones notables hasta el año 1896, en el cual se desarrolló la ración individual de emergencia, más tarde le sucedieron las creaciones de otro tipo de raciones adecuadas para cada situación, guarnición, campo y movilizaciones militares, al parecer comenzaron a darse cuenta de la necesidad palpable de alimentar a las tropas de diferentes formas con un aporte energético variable dependiendo de la situación a la que se enfrentaban. La Primera Guerra Mundial supuso un hito en todo lo que concierne a la alimentación de combate, el inicio de batallas que antes no se habían dado y en las que se corría el riesgo de intoxicación de gas obligó al gobierno a idear una mejor manera de suministro alimenticio, recurriendo así a los productos enlatados y a los deshidratados; su distribución se realizaba en contenedores de hierro galvanizado sellados herméticamente de 53 kg y con ellos se podía alimentar a unos 25 hombres. Más tarde, cuando el mundo se sumió en las tinieblas de la terrible Segunda Guerra Mundial, de nuevo las formas no conocidas hasta aquel momento de lucha supusieron un cambio forzoso en la alimentación de los combatientes, el ejército se vio obligado a recurrir a las universidades, juntos debían encontrar la manera de dar alimento a todos aquellos soldados que se jugaban la vida en diferentes frentes y bajo unas condiciones climáticas muy dispares. Finalmente un profesor de la Universidad de Minnesota llamado Ancel Keys fue quien asesoró al Departamento de Defensa de Estados Unidos y así nació la conocida Ración K, la letra hace referencia obviamente a su creador; fueron fabricadas entre 1942 y 1945 por R&D Laboratory's,con esta ración un soldado disponía de desayuno, almuerzo y cena, le aportaría 3000 kcal por día y en ellas se podían encontrar productos como paquetes de galletas, cigarrillos, chicles, azúcar, café instantáneo, papel higiénico, cerillas, tabletas para potabilizar el agua, sal, caldo para preparar, chocolate, barritas de cereales, las primeras vitaminas como suplemento y algunas raciones de las últimas en fabricarse llevaban una cuchara de madera. Cuenta uno de los testimonios más sobre cogedores de la batalla de Stalingrado que tras comerse a los caballos muertos, comenzaron por los perros, después los gatos y finalmente se alimentaron de los cadáveres de los caídos, por ello era completamente necesario avanzar y zanjar el tema de la alimentación, bendita Ración K.
Cabe mencionar que la comida caliente se siguió cocinando en los campamentos para aquellas tropas más estables y alejadas de lo que eran estrictamente las trincheras, americanos y alemanes tuvieron actuaciones similares en cuanto a sus cocinas de campaña, Alemania instaló en un solo carro de dos ruedas una cocina con la que podía alimentar sin problemas a toda una compañía, por otra parte los americanos tenían cocinas más amplias en las que se alimentaban batallones completos, eran más complicadas de manejar en los traslados, finalmente terminaron por adaptar aquellas grandes instalaciones a un solo camión.

Familia cocinando durante la Guerra Civil de EEUU y una Ración K

Un soldado de los tercios españoles tenía una alimentación medianamente equilibrada comparada con el resto de países, pero precaria frente a los colindantes, básicamente comían 750gr de pan o bizcocho (era preferido frente al pan, ya que su elaboración era mucho más dedicada y completa), una libra de carne, media de pescado y medio litro de vino, lo que venía sumando una media de 3800 kcal por día; pero el principal problema es que esto era un gasto que debían solventar los propios soldados. Desde el siglo XIX en España se publicaron tesis y numerosos estudios a cerca de la alimentación en combate, en las Guerras Carlistas las tropas morían prácticamente de hambre por el difícil acceso a la comida; también hay que tener en cuenta que entonces no existía un estudio tan exhaustivo de lo que hoy conocemos como las investigaciones nutricionales y los soldados se alimentaban francamente mal en base a un erróneo entendimiento de lo que era una dieta sana, equilibrada y que les aportara la suficiente energía para hacer frente en las batallas. De todas formas la importancia de la manutención de los ejércitos se remonta mucho tiempo atrás, incluso los templarios estudiaron estas cuestiones, ellos consiguieron organizar la comida de una manera que comían tres veces a la semana carne, legumbres, y toda clase de frutas y verduras, cabe destacar también que todo esto es muy relativo, tanto en la época medieval, como en la actualidad, puesto que va en base al poder adquisitivo de los gobiernos, igual que antaño dependía de los reyes.
Las raciones de combate nunca han dejado de evolucionar, durante todos estos años se han ido fraguando nuevas formas de mantener a las tropas bien nutridas y sin que presenten ningún tipo de carencia como ya ocurrió en la Segunda Guerra Mundial cuando el abuso del consumo de estas raciones acabó por provocar perdida de peso y avitaminosis, puesto que no estaba recomendado recurrir a este tipo de alimentación más de tres días seguidos. El aumento del ejército, los nuevos gobiernos con un frente de Defensa tan estructurado y las maniobras actuales, condujeron en su día a los dirigentes hacia una mejora necesaria de los productos suministrados a los soldados; hoy en día todo es sometido a un minucioso estudio en el que priva por encima de todo el bienestar de la persona que consuma las raciones, cada actividad realizada dentro del ejército es diferente y por tanto se requerirá una comida u otra, algunos de los puntos a tener en cuenta dentro de la situación táctica son la intensidad, la seguridad de las rutas de abastecimiento, y si existen pausas operacionales, a partir de estos factores se distribuirá comida de ración individual empaquetada y autocalentable o la colectiva de confección en cocina. Las raciones más famosas son las americanas MRE (Meal Ready to Eat), las cuales han incluido recientemente entre sus menús una pizza que dura hasta tres años intacta (la podemos ver en la fotografía de arriba); también tienen fama de ser las más completas en cuanto a detalles, incluida una cuchara. Cada país tiene una larga lista de menús en relación a cada tipo de comida, algunos como EEUU deposita en una misma caja los menús variados, de esta manera el soldado nunca entra en el bucle de comer lo mismo durante un largo periodo de tiempo, todo lo contrario que ocurre en España, donde en una caja completa el menú es el mismo. Resulta curioso ver como todos los países han terminado por incluir platos de su cocina tradicional, esto forma parte de un método psicológico para aumentar la moral de los soldados, incluso se intenta que todo lo que compone las raciones de combate sea lo más parecido a lo que ellos comerían en casa.

Israel, EEUU y UK

Como ya he mencionado antes, lo que más destaca es el alto contenido en toda clase de complementos para que la comida se lo mas completa posible, pero dependiendo del país todavía hay más de uno que se queda huérfano en cuanto a vitaminas y otros nutrientes, estos son solo algunos ejemplos de los principales menús de unos cuantos países, simplemente para que os hagáis una idea del contenido que tiene la ración principal de cada ejército:
  • Ucrania: Galletas de harina de mijo, carne enlatada, carne con cereales, conservas de carne picada con salami, pescado enlatado, mermelada, té, azúcar, dulces, servilletas de papel, cucharas de plástico, toallitas desinfectantes, sopa instantánea de carne, concentrado de frutas y pastillas multivitaminas.
  • Rusia: Pan de galleta, galletas de trigo integral, estofado de ternera, manteca de cerdo salada, paté de hígado, carne de vaca con sémola de trigo sarraceno, carne con guisantes y zanahorias, pisto, frutas y bayas, queso de untar, mermelada, compota, chocolate, té, café, azúcar, sal, tabletas de multivitaminas, chicles, dulces, pastillas purificadoras de agua, hornillo, cerillas impermeables, toallitas desinfectantes, servilletas de papel, cucharas y un cuchillo de plástico.
  • Polonia: Carne con arroz y verduras, carne de cerdo en conserva, galletas, mermelada de frambuesa, té de limón, frutos secos, barritas de cereales y fruta, chicles, café, vitamina C, sal, pimienta, tapa de plástico, servilleta, toallita húmeda, papel higiénico, bolsa con cierre, cuchara de plástico, tabletas de purificación de agua y calentadores desechables activados por agua.
  • Italia: Barras de cereales con chocolate, caramelos de frutas, leche condensada, café, chocolate, azúcar, sal, ravioli con salsa de carne, galletas, paté de cerdo, ensalada de frutas, tabletas multivitaminas, tabletas de salvado, pasta y frijoles, paté de pollo, cepillo de dientes, barra energética, kit para la desinfección del agua, palillos de dientes, bolsas de basura de papel, hornillo, pastillas de combustible, servilletas y cubiertos de plástico.
  • Tailandia: Sopa con pescado, arroz, carne de vaca con pimienta y ajo, chile en polvo, salsa de pescado, frutos secos y una cuchara de plástico.
Creo que se puede apreciar como existe una diferencia notable entre ellos, también los países musulmanes tienen muchos menús vegetarianos, o que excluyen casi por completo la carne, es el caso del ejército de Arabia Saudí, cuyo menú está compuesto por dátiles, frutos secos y pescado (suele ser caballa o atún); también el pan es base en estos lugares, siendo su porción en la ración mayor considerablemente a la que se encuentra en otros ejércitos. Cada poco tiempo aparecen productos nuevos que ayudan al desarrollo favorable de la alimentación para los soldados, según el Ejército de Tierra de España, el futuro en esta contienda alimenticia estará situado entre parches transdérmicos y microchips; pero por el momento los japoneses podrán seguir disfrutando de su arroz, los italianos de sus ravioli, los americanos de su pizza y los españoles de nuestro cocido madrileño.

Menú A3 del Ejército español, con cocido madrileño

miércoles, 27 de julio de 2016

Necroturismo, reinventando términos

La tecnología hoy en día nos permite viajar a cualquier parte del mundo e incluso a épocas pasadas, son muchos los enclaves turísticos que ya podemos ver a través de un solo click en nuestra pantalla, e incontables los lugares a los que los medios de transporte nos pueden llevar. Pero a veces lo más básico, aquello que forma parte de lo puramente humano y que resulta ser lo más primigenio, es justamente lo que solemos ignorar, no darle demasiada importancia y en ocasiones hasta desprestigiarlo.
El necroturismo es el nombre con el que se ha bautizado al recorrido que realizan algunos turistas o aventureros por los parajes que atesoran ciertos monumentos de carácter funerario, pero habría que plantearse si realmente este término no está muy desenfocado en cuanto a la horquilla de tiempo a la que pretenden asociarlo; estamos en un siglo en el cual todo, absolutamente todo, debe llevar una etiqueta para poder formar una especie de sendero social, si no tiene un nombre es que no está aceptado por la sociedad, de esta manera a visitar estos emplazamientos se le denomina como bien acabo de comentar "necroturismo", pero supongo que los inventores de esta genial idea no se dieron cuenta desde qué época se llevan haciendo expediciones a Egipto para ver las tumbas y monumentos funerarios de los faraones, o la interminable lista de visitantes de la que puede presumir el Coliseo, el cual sin ser una construcción directamente funeraria albergó un altísimo número de muertes imposible de saber. Sencillamente y alejándome una vez más de lo considerado políticamente correcto, he de decir que no considero que estas visitas sean aptas para todo el mundo, en primer lugar hay que ser consciente de que cualquier cosa relacionada con el descanso eterno ha de ser respetada, eso incluye no dar voces, ni por supuesto risas fuera de lugar, el respeto debe primar siempre por encima de todo, pero en casos tan solemnes como estos deberíamos tratar de acentuarlo al máximo, esto incluye poner el teléfono móvil en silencio y dejar las selfies para cuando estemos con los amigos, no en un campo santo; lo que viene siendo tener educación. Se trata de un recorrido moral y sentimental a la par que arquitectónico, por lo que lo ideal es dejar a un lado los ideales políticos para poder contemplar las obras desde un punto de vista histórico.

Desde la antigüedad las necrópolis han ayudado a entender mejor otras culturas e incluso a saber mucho de ellas, como su religión, alimentación, jerarquías o su escritura, si comenzamos por Egipto, nos encontramos con un amplio repertorio de lugares que son considerados un verdadero templo mortuorio, como es el caso de la galería de los halcones en Saqqara, donde miles de estas rapaces momificadas eran depositadas dentro de vasijas con el fin de contentar al todopoderoso dios Horus; la tumba de los doce monos, como se conoce coloquialmente a la KV62 (la tumba de Tutankamón) es un claro ejemplo de necroturismo, las paredes que guardaron con recelo al faraón niño forman el habitáculo más codiciado y visitado de lo que fue el Antiguo Egipto. Otros enclaves como los cementerios de gladiadores o el mausoleo de Lucio Emilio Lupo (conocido como el mausoleo de Fabara) nos hacen recordar que un día los que ahí habitan estuvieron vivos y caminaron sobre las piedras de su sendero, igual que nosotros hoy recorremos el nuestro.
En muchas ocasiones encontramos estelas en honor a los caídos, pero otras veces son enterramientos anónimos sin que podamos saber quién yace bajo la tierra. Si damos un salto en el tiempo y nos vamos a un relativo pasado cercano, podemos enumerar sin ninguna dificultad las tumbas que han pasado a ser celebres, como es el caso del lugar de descanso se Frank Sinatra, Elvis Presley, Abraham Lincoln, Jim Morrison, o la placa que recuerda el lugar parisino donde fue ejecutado Jacques de Molay, el último gran Maestre del Temple, pero a título personal me gustaría destacar especialmente la tumba de John F. Kennedy en el monumental Cementerio de Arlington, con la llama eterna que nunca abandona el descanso del eterno Presidente de los Estados Unidos de América.


Por otro lado tenemos los memoriales, en el caso de Pearl Harbor (lugar del ataque japonés perpetrado el 7 de diciembre de 1941 que supuso la entrada de USA en la Segunda Guerra Mundial) encontramos sobre el acorazado USS Arizona una gran pasarela que lo recorre, en su interior sobre una pared inmensa de mármol se pueden leer los nombres de los marineros que perecieron allí durante el ataque; los supervivientes fueron pidiendo que al morir arrojaran sus cenizas allí junto a sus compañeros, añadiendo su nombre a la infinita lista del frío mármol. Pero quizás los enclaves preferidos por estos nuevos "turistas" sean las catacumbas, entre ellas las que podría destacar sin duda son las Catacumbas de Palermo (os lo dejo como link al artículo que escribí hace un tiempo sobre ellas), pero también las de París las cuales fueron el punto de mira del Ayuntamiento parisino el pasado halloween cuando decidieron dejar pasar a una persona dicha noche en ellas por 350.000€, podía llevar un acompañante y estarían vigilados por tres agentes, manera lamentable de perturbar el descanso de sus casi siete millones de moradores. Por último en este apartado, quiero resaltar la Chiesa dei Morti (iglesia de los muertos), situada en Urbania, Italia; en este lugar se exponen 18 momias en vitrinas, los encargados de su preservación fueron los miembros de la Hermandad de la Buena Muerte, y se cree que los cuerpos de encuentran allí desde el 1833.

En España existen miles de sitios para hacer rutas de necroturismo, yo destaco especialmente por su contenido histórico las siguientes tumbas, y como apunte me gustaría comentar a modo de recordatorio que es un artículo de investigación, no publicaré ningún comentario de carácter político en relación a las sepulturas de la Guerra Civil, el único cometido del blog es informar.

Los caídos de la Legión Cóndor
El 2 de julio de 1942 el cementerio de Nuestra Señora la Almudena (Madrid) se atavió con sus mejores galas para acoger en su seno los cuerpos de Heinz Lignitz (25 años), Joseff Ullmann (24), Johann Seitz (20), August Heyer (26), Leo Falck (23), Georg Übelhack (27) y Walter Brotzmann (24), los siete pilotos pertenecientes a la Legión Cóndor que habían caído en acto de servicio durante la Guerra Civil española cuando militaban en el bando Nacional. Se celebró un acto solemne presidido por el Embajador Alemán Eberhard von Stohrer y el General Vigón, Ministro del Aire de España. Se trata de un emplazamiento de cuarenta metros de largo, por aquel entonces se podía leer una inscripción presidiendo el panteón, que recientemente (2012) fue borrada por la propia Embajada de Alemania (aunque aparece de nuevo escrita a diario), la placa se compone de dos partes, en alemán dice «Los aviadores alemanes aquí enterrados murieron luchando por una España libre», y en español «Aviadores alemanes muertos por Dios y por España; ¡¡¡Presentes!!!». Unos años más tarde, el Teniente Coronel de la Luftwaffe Helmut Felix Bolz fallecía por enfermedad, había dejado Alemania tras la guerra y vivía en Madrid, por lo que pidió que se le enterrara junto a sus camaradas, y por ello desde el 6 de enero de 1967 son ocho las tumbas que se pueden ver allí.


La pirámide del Puerto del Escudo
En la frontera entre Burgos y Cantabria se alza de manera imponente y silenciosa este mausoleo construido en el año 1939 por orden del General Francisco Franco Bahamonde (gobernó España desde el Golpe de Estado de 1936 hasta 1973) e inaugurado por el Conde Ciano, en él se depositaron durante algunas décadas los cadáveres de los militares italianos pertenecientes a la CTV (Corpo Truppe Volontarie), los cuales atacaron el Puerto del Escudo en 1937. La colosal pirámide escalonada de 20 metros de altura está presidida por una M que abarca toda la entrada principal, puesta ahí para honrar a Benito Mussolini; en su interior atesora 360 nichos de los soldados y en el sótano 12 más destinados a los oficiales. Actualmente están vacíos después que una cadena de infortunios se cobrara la vida frente al monumento de los que habían sobrevivido a la batalla, un accidente de tráfico acabó con ellos y finalmente todos los restos fueron sacados de aquella construcción calificada como maldita.

Belchite
No sé bien en qué apartado "turístico" poner este pueblo devastado por el horror de la guerra, posiblemente a nivel paranormal sea de los lugares más famosos de España, escribí sobre él aquí; es un tema un tanto delicado ya que por ejemplo además de la fosa común donde fueron enterrando a todos los caídos (en dos semanas 5.000 víctimas) en sus sótanos la República hizo arder las entrañas de Belchite cuando aún sus mujeres y niños estaban dentro, por lo que realmente el número de caídos es incalculable. Aunque no sea un cementerio catalogado como tal, yo sin duda lo meto dentro de este listado por que alberga más muertes que muchos pequeños cementerios. Hay una gran corriente turística hacia este lugar, centenares de personas se trasladan para experimentar lo inexplicable.

El descanso de Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador
Don Rodrigo falleció el 10 julio de 1099 en Valencia, es enterrado en esa misma ciudad. Pero en 1102 sus restos pasan al Monasterio de San Pedro de Cardeña, donde permanecen hasta 1836, aunque durante unos años son trasladados a Burgos. En 1735 se construye su capilla, en el lado derecho de la iglesia del monasterio, presidida por el doble sepulcro de Don Rodrigo y su esposa Doña Jimena, lamentablemente durante la Guerra de la Independencia los soldados franceses profanan las tumbas y se llevan los restos al actual paseo del Espolón. Son recuperados en 1840 y se trasladan a la Capilla de la Casa Consistorial de Burgos en una urna. Finalmente en el año 1921 los restos son llevados al lugar donde hoy el héroe descansa junto a su amada en la maravillosa Catedral de Burgos.

Junior, el domador
Si nos adentramos de nuevo en el cementerio de Nuestra Señora de la Almudena, entre la multitud de estatuas una de las que más llama la atención es la escultura dedicada al domador José María González "Junior". El joven de 27 años perdió la vida en un fatídico accidente de tráfico en el año 2002. Amaba su vida bajo el embrujo de la carpa del Gran Circo Mundial y se hizo conocido internacionalmente por su unión laboral con los animales. Dos grandes caballos flanquean a José María en una espectacular representación a tamaño natural.

Pirámide de Mussolini, puerta de la fosa de Belchite, tumba del Cid y la escultura de Junior

Muchas personas se han posicionado en contra de esta nueva forma de abordar el turismo, todas las opiniones son sencillamente respetables, pero quizás no nos damos cuenta que el problema no está en visitar tumbas puesto que esto lo llevamos haciendo desde que los viajes comenzaron a formar parte de las ofertas de ocio, pero sin embargo la problemática nace en la raíz del respeto. Comprendo perfectamente que en situaciones en las que los familiares de los difuntos siguen con vida o se trata de personas enterradas en templos de oración, siente verdaderamente mal que lo que comienza siendo curiosidad, solemnidad o admiración por visitar enclaves donde yacen personas que en un tiempo caminaron como hoy lo hacemos nosotros, termine siendo una explosión de risas, fotografías muy poco decorosas y sobre todo una atracción de feria. Está claro que hay lugares que atraen por su esencia cautivadora como el ya mencionado Coliseo, pero siguen sin ser lugares en los que se deba perder el respeto por la vida de aquellos que perecieron bajo el suelo que hoy pisamos; que una iglesia como la de San Martín de Belchite presente un esqueleto desangelado no quiere decir que esa estructura no merezca silencio, parece obvio lo que estoy diciendo, pero no lo es. 
¿Qué me parece a mi personalmente el necroturismo? bueno, esta pregunta tiene demasiada miga, para empezar si yo sé que el Cid está enterrado en Burgos, es por que en algún momento me ha interesado su historia y tarde o temprano iré a verlo. Las personas que visitan mausoleos solo por curiosidad o morbo deberían replantearse si realmente es correcto, desde los tiempos en el que se hicieron los primeros enterramientos hasta ahora se han visitado con un único fin, presentar nuestro respeto, para cualquier otra cosa podemos pasear por una avenida o irnos al campo. Y ya no sé si merece mención la nueva moda de grabar películas pornográficas en el cementerio, o eso de ir a sentarse entre las tumbas por ser más "cool", desgraciadamente todo esto está pasando hoy en día, y al final convertimos una visita que puede ser curiosa a nivel histórico como es el caso de la tumba de la Legión Cóndor, en algo banal que solo vale para pasar el rato. Por supuesto eliminaría todo tipo de representaciones teatrales dentro de estos lugares, incluyendo lo relacionado con halloween. Opino lo mismo que de todos los temas de los cuales hablo, el respeto ha de tenerse como tarjeta de visita, dejar los vandalismos, conservar el patrimonio arquitectónico de estos lugares y que nuestras palabras mudas prevalezcan por encima de las carcajadas o bromas sin venir al caso, el resto puede esperar.

Buey momificado en honor al dios Apis (Egipto)

miércoles, 20 de julio de 2016

Reflexión: La normalización de lo inaceptable

"Sueño con volver a ver sus caritas, escuchar decir a Ruth por las noches «Papá, dame agua»", con esta escalofriante frase recitada dentro del atroz guión de José Bretón empiezo hoy este artículo; quizás sean las palabras de un psicópata las más adecuadas para desmenuzar el peligroso umbral que ha traspasado la sociedad, ese que dividía a la humanidad interior de la insensibilización que devora segundo a segundo gran parte de lo que hoy conocemos (estamos muy equivocados) como primer mundo.
Recuerdo como si fuera ayer ese momento hace ya veinticuatro años, era invierno y en la televisión un locutor pálido al que le costaba mantener la mirada serena, anunciaba como un aldabonazo en mitad de la tarde que Toñi, Míriam y Derireé habían sido encontradas, creo que todos conocéis el crimen de Alcásser por lo que no voy a entrar en detalles; pero desde aquel instante algo hizo click en mi interior, comencé un círculo de empatía bastante fuerte con todos los casos ligados a la criminología, es algo que me interesa desde aquel preciso momento y he dedicado mucho tiempo a estudiar las mentes de un gran número de criminales, pero nunca me imaginé que el mundo podría llegar a la situación de esta inexorable insensibilización que nos está consumiendo a la velocidad de la luz, sin que aparentemente a la gente le importe lo más mínimo o intente remediarlo.
Nos estamos acostumbrando peligrosamente a ciertos titulares estremecedores, a ver como desalmados del calibre de Miguel Carcaño se ríen de la justicia española una vez tras otra, mientras que unos padres al borde de la locura siguen rasgando cada piedra en el camino con la única esperanza de encontrar el cuerpo de su hija y poder enterrarla, ya ni si quiera buscan a Marta con vida, simplemente sus restos, es triste, muy triste leer esto. Al igual que se han reído de la justicia los Basterra, este caso es de los más espeluznantes que he visto en España, existen fotos de ellos fotografiando el ataúd de la pequeña. Y la pregunta es ¿quién tiene la culpa de que esta gente salga impune o de que mienta de esta manera?. Junto a estos crímenes mediáticos, encontramos otros titulares igual de deplorables, la niñera que le cortó la cabeza a la niña que cuidaba en "el nombre de Allah", o aquel que abusaba de una bebé y finalmente la lanzó por la ventana. Otro caso de psicópata en potencia fue el de Juan Carlos Alfaro, que perpetró la matanza del Salobral por despecho, la niña por la estaba completamente obsesionado tenía 16 años y él 39. Situaciones que por su repercusión mediática y la frivolidad al tratarlas acaban siendo "copycat crime", que no es otra cosa que los criminales que se inspiran en otros tratando de rendir homenaje a sus macabros ídolos siguiendo sus acciones e incluso llegando a reproducir paso por paso muchos asesinatos o secuestros, conocen todo de criminal original, más de lo que podríamos llegar a pensar, en un estado de obsesión absoluta, al igual que los asesinos iniciales se trata de potenciales maniácos depresivos.

Hemos llegado a un punto que la mente criminal ha evolucionado negativamente más en los últimos 30 años que en cinco siglos, pero para poder encontrar un motivo tenemos que saber labrar la raíz del problema, el tipo de sociedad en el que nos hemos convertido y cómo hemos llegado hasta aquí. Partimos desde el punto de una estructura social sin valores, donde la disciplina es pasto de los becerros, no existe una plantilla de ciudadanía arraigada en la que el respeto prime por encima de cualquier otra ideología; España es el país que encabeza la lista del consumo de cocaína. El abuso del alcohol, y la normalización de carácter social asociada al consumo de drogas está creando una corriente del "todo vale" altamente perjudicial con consecuencias devastadoras que después vemos horrorizados en las noticias, pero ¿no sería mucho más efectivo tratar el fondo del problema antes de que pasen las cosas?.
No hago más que escuchar los delitos que se han cometido este año en Pamplona durante las celebraciones de San Fermín, pero claro si hemos normalizado que las mujeres a pleno día se levanten la camiseta con los pechos al aire y una manada de unos 200 hombres vaya pasando tocándolos, pues ya me contaréis la mentalidad y la conciencia que se tiene de lo que es un delito; en qué punto se relaciona la celebración a un santo con coma etílico, sexo, drogas y matanza indiscriminada de animales, quiero que alguien me explique este punto, por que yo a día de hoy sigo sin encontrar la relación o el sentido. De igual manera hemos aceptado desperdiciar 150.000 kilos de tomates en la Tomatina cada agosto, con la gente muriéndose de hambre, nos quejamos de crisis, nos ahogan a impuestos y después se consiente esta salvajada contra la humanidad, el desperdicio del bien más preciado después del agua, los alimentos; de nuevo la normalización de lo inaceptable. Junto a esto encontramos la negación de lo evidente por no poner en tela de juicio a lo políticamente correcto, este punto es un cáncer que nos anestesia con mentiras a todos, y aquí incluyo el origen yihadista, la religión es uno de los mayores motores del terrorismo, esto es así guste o no, diferente es que sea correcto decirlo.

Fotos de San Fermín 2016

Numerosos estudios de grandes profesionales han dejado muy claro que existe una relación más que evidente entre los psicópatas y su infancia. Los niños son una esponja de todo lo que ven o escuchan, desde que nacemos hasta que alcanzamos la pubertad estamos utilizando nuestro entorno como fuente de alimentación para trazar las lineas mentales que más tarde irán dando forma a nuestra personalidad; este punto es francamente importante y no debemos obviarlo ni por un instante, dejar que los niños vean normalizadas según qué conductas los conduce a un abismo sin valores. Hoy en día es muy habitual la ruptura del núcleo familiar, y con ello los niños sufren en muchísimas ocasiones un varapalo emocional que conlleva depresiones, una carencia de raigambres que detona en una personalidad insensible al dolor emocional y sin ningún tipo de empatía. Propios de personas maltratadas en la infancia son los cuadros de trastorno explosivo intermitente, con reacciones desproporcionadas a diferentes situaciones, entre los que en algunos casos ha derivado en otro cuadro más peligroso si cabe, el síndrome Amok, el cual consiste en una explosión sin precedentes de rabia e ira desmesurada que empuja al individuo a matar violentamente, atacando con cualquier cosa, la necesidad de violencia es incontrolable. Tal vez muchos penséis que es una postura extremista, pero no, no lo es; está comprobado que todos los asesinos en serie, o los que son conocidos por entrar en un instituto y matar a cuantos se le ponen por delante, vienen de acoso escolar, maltrato infantil, o de obsesiones contraídas en el periodo de la infancia a causa del entorno, por ejemplo el porno es uno de los motores que más mueve a los criminales con una aparente vida normal que cometen crímenes de carácter sexual.
Las redes sociales son otro peligro para caer en las garras de cualquier psicópata, la gente confunde la realidad con la vida en una pantalla, no voy a extenderme más en este tema por que ya he hablado varias veces en otras reflexiones, pero sin duda la red es una madriguera para fechorías, así como una fuente de información demasiado amplia para que adolescentes estén nutriendo su lado más oscuro; terminan por prescindir de las relaciones interpersonales para pasar a centrar todo su ego en encontrar la manera de figurar entre los más conocidos de cualquier red social, lo que acaba engendrando personas sin capacidad de relacionarse con cero apego por el género humano. La programación de televisión es simplemente lamentable, en qué estado de la mente se puede aceptar la telebasura como algo nutritivo, los programas no son en absoluto aprovechados como medio para transmitir lecciones, conocimientos o sentimientos, todo lo contrarío, fomentan el acoso, el querer inmiscuirse en la vida de los demás, acabamos aceptando y de nuevo normalizando que pasar horas delante de un televisor es lo normal, que dejar de salir a determinada hora a la calle por ver un capítulo de una serie es lo normal, y no, claro que no, no es normal. Y ya por no hablar de la soberana tontería del videojuego para cazar a los pokemon en mitad de la calle, con el que se ha llegado a colapsar Central Park o se ha estrellado gente con el coche ¿enserio hemos llegado a esto?, estamos hablando de un perfil psicópata, tal y como suena. En un pasado relativamente cercano encontramos asesinos con listas delictivas interminables con unos casos a su alrededor dignos de un minucioso estudio mental.
  • Charles Manson es un claro exponente de perturbado mental con un nivel de manipulación terriblemente alto, este individuo lideraba un grupo sectario que acabó con la vida de siete personas, crímenes que fueron instigados por él, a pesar de que estaba condenado a muerte, la pena se redujo y actualmente sigue en prisión bajo cadena perpetua. Con 80 años recibió reiteradamente una propuesta de matrimonio de una joven de tan solo 26 años que insistía en que estaba perdidamente enamorada de él, poco después de anunciar el compromiso, Manson comunicó la ruptura del mismo, el motivo real de que ella quisiera contraer matrimonio era el de convertirse en la "heredera" legal del cadáver, para embalsamarlo y exponerlo cobrando una alta cantidad de dinero por la correspondiente entrada; a veces tenemos sueltos en la sociedad verdaderos perturbados mentales y esta mujer es un ejemplo de ello.
  • Richard Ramírez más conocido como el acosador nocturno, este hombre causó verdadero pánico, entraba por las ventanas de sus víctimas, se sentaba en la cama y después de contemplar la escena del crimen empezaba sus sangrientos ritos. Marcaba las paredes con simbología satánica (a veces en sus propias manos llevaba los dibujos), culpable de 55 delitos entre los que se encontraban 14 asesinatos y mutilaciones, especialmente sádico. Doreen Lioy se enamoró de él cuando cumplía condena en el corredor de la muerte, se casaron en prisión, otro ejemplo de perturbada mental sin igual.
  • Iván Berral Cid cometió un sobrecogedor asesinato a sangre fría en la Iglesia Santa María del Pinar (Madrid), estuvo rondando la zona tranquilamente, tomó un café y aguardó hasta que la misa había comenzado, entró en la iglesia disparó a una joven embazada (el bebé se salvó gracias a una cesárea) y tras disparar a otra mujer, se arrodilló delante del altar, dijo que el demonio lo había obligado a hacerlo y se suicidó de un disparo en la boca. En su casa se encontraron numerosas referencias a la película Kill Bill, la que curiosamente tiene una escena de similares características. En este caso, podemos comprobar como todo lo que vemos y hacemos a lo largo del día, influye en el desarrollo o trasformación de nuestra personalidad, y esto incluye el cine que consumimos, así como la violencia que nuestro cerebro procesa derivada de muchas fuentes, como vídeos extremadamente violentos o videojuegos en los que cuanto más mates, más puntos tienes.
  • Ted Bundy fue un asesino en serie de mujeres, aquí entramos en un peligroso terreno extrapolable al mismísimo 2016, la manipulación de la buena apariencia. Las cifras oficiales dicen que Ted fue ejecutado en la silla eléctrica por el secuestro, violación y asesinato de 36 mujeres, pero lo cierto es que se ha ido comprobando que esta cifra se quedaba muy corta para las casi 100 mujeres que Bundy asesinó. Su físico era atractivo, un tipo carismático, muy culto, licenciado en Psicología y Derecho, irónicamente este monstruo consiguió una condecoración de la policía de Seattle por salvar a un niño de tres años de morir ahogado. También contrajo matrimonio en prisión con su novia, y a pesar de que el sexo no estaba permitido, se las ingenió para engendrar un hijo con ella. Mentiroso compulsivo, coleccionista de cabezas, y con compulsión necrofílica, así era Ted Bundy, el "galán" al que las mujeres iban a ver durante los juicios para coquetear con él. En una de sus eclécticas confesiones, cuando le preguntaron de dónde pensaba él que procedía su sed de matar, Bundy contestó que desde muy pequeño había tenido acceso a todo tipo de material pornográfico, al principio poco explícito, pero que terminó con poco más de 10 años viendo películas de violaciones y palizas a mujeres, una de esas veces se preguntó cómo sería hacerlo en la vida real, y así fue como comenzó su sangrienta misión. 
Antes nos podíamos permitir hablar en pretérito a cerca de los crímenes con condicionantes religiosos o por tener fe en algunos tipos de curaciones, como es el caso de los sacauntos para curar la tuberculosis, los cuales dejaban secos a los niños después de extraer su sangre y en ocasiones su grasa, pero ahora volvemos a rescatar ese lado infame del hombre para de nuevo poner en titulares que el Estado Islámico vende la sangre de los cristianos en botellas. Crímenes que a mi personalmente me parece que la prensa ilustra demasiado, no son necesarios esos vídeos a mano de cualquier niño que con una pequeña búsqueda en Google dará con decapitaciones en cualquier medio digital. Solo en USA mueren al año 12.000 personas por ataques con armas de fuego, gran parte de ellas basadas en videojuegos o películas con alto contenido de violencia desmedida, una cifra que sin duda resulta más que alarmante. Mientras tanto, las enamoradas del mal, mandan cartas a Miguel Carcaño, igual que en su día las recibían asesinos en serie como Ted Bundy ¿qué lleva a las jóvenes a hacer esto? quizás una vida huérfana de valores, o tal vez una infancia en la que por matar a gente en una pantalla te daban puntos, quizás sea un estanque lleno de razones que han ido calando poco a poco, y el motivo no es otro más que la insensibilización como consecuencia de una normalización absurda, peligrosa e irracional de todo lo que pasa hoy en día, sin que nadie diga "esto no, así no" por que entonces un grupo de progres dirá que se están cortando libertades, no es normal consumir drogas sean del tipo que sean, no es normal ver porno sádico y mucho menos la libertad sexual en colegios, no es normal que tu hija con 5 años venga diciendo que tiene un novio en clase y que se besan, no es normal hacerse una selfie en mitad de un Golpe de Estado para el regocijo social, en definitiva hay que empezar a decir NO a la normalización de las conductas amorales. 
Quizás señores lo que estemos haciendo sea seccionar el pequeño hilo que une al hombre con su parte humana y dejando a flote solo nuestra parte indomable y salvaje, aquella que se supone que tanto ha evolucionado desde la era de las cavernas. 

Selfie en mitad del Golpe de Estado turco de 2016
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...