lunes, 7 de abril de 2014

Los animales del circo romano

Roma, morada de uno de los emblemas más grandiosos de la humanidad, en sus entrañas acoge el corazón palpitante de Italia. Roma, madre del Coliseo.
Hasta nuestros días han llegado en forma de textos y mosaicos cientos de historias sobre gladiadores, muchas son las leyendas que cubren de gloria a estos hombres que sucumbieron y sobrevivieron a la crueldad de los juegos.
Pero pocos somos los que reparamos un solo instante en otros seres vivos que cayeron cubiertos de sangre en la arena, entre desesperación, tristeza, dolor y muerte.
A todos ellos dedico hoy este artículo, a unos grandes olvidados de los que muchos desconocen su origen o destino:
Los animales del circo romano.

En el Imperio Romano fue la tumba de miles de animales salvajes. Cuando pensamos en la pelea entre un gladiador y una bestia en el circo nos viene a la mente la soberbia imagen de un tigre o de un león.
Pero lo cierto es que fueron muchas, muchísimas más las especies que se dejaron un alto porcentaje de su linaje entre las paredes del anfiteatro.

Escena de la película Gladiator

Entre los animales más demandados por el sádico público, podemos destacar los hipopótamos, los cuales traían desde Egipto en una odisea de viaje sin fin.
Los romanos importaron tal cantidad de estos animales, que consiguieron extinguir a los hipopótamos del Nilo.
También otro de los aclamados era el rinoceronte, en este caso su procedencia podía tener distintas raíces, los cazaban en África, India y Birmania. Actualmente solo quedan un par de rinocerontes de la India en cautividad

En ocasiones (como el hipopótamo del Nilo) las especies eran exterminadas en poco tiempo a causa de la demanda tan grande por parte del Imperio, pero otras veces su población quedaba tan menguada que igualmente con el paso de los años la especie terminaba por desaparecer como es el caso del león europeo. Otros casos hablan incluso de animales que no hemos llegado ni a saber de su existencia, como el oso africano o los aurochs.

Aurochs

Los animales salvajes eran el mejor presente para los mandatarios romanos, por ello hasta los altos cargos decidían proporcionar animales para los juegos.
No se puede estimar una cifra exacta de cuantos murieron en la arena, sería imposible, pero tenemos algunos datos hoy en día de los emperadores que nos pueden ayudar a entender mejor esta barbarie contra los seres vivos.
La inauguración del Coliseo, fue sellada con unos juegos que organizó Tito, los cuales se cobraron la vida de 4.000 animales domésticos y 5.000 salvajes durante 100 días.
Cómodo en un solo día aniquiló sin piedad desde su palco a 5 hipopótamos, para ello usó el arco y su fina puntería.
El siguiente dato nos revela que Trajano y sus juegos de 122 días hicieron perecer a 10.000 animales.

No solo los utilizaban para pelear con los gladiadores, también servían para derramar su sangre a modo de diversión entre combates.
Uno de los entretenimientos más comunes en este tipo de actos, era usar puerconespines para que los hombres desnudos los atraparan sin utilizar nada más que su propio cuerpo.

Leona al lado de un puercoespín africano

Muchos de vosotros os estaréis preguntando cómo podían transportar estos animales desde otros lugares del mundo hasta Roma.
Es una pregunta que yo misma me hice la primera vez que tuve conocimiento de estos datos, para ello existían cazadores especializados en estos menesteres.
Pero el trayecto que recorrían con los animales era un verdadero infierno. Con cada uno empleaban unos métodos diferentes de caza, con los osos cubrían la entrada de sus cuevas y hacían ruido hasta que salían, con las serpientes simulaban madrigueras con estructuras a modo de saco, con los primates utilizaban cuencos de vino hasta emborracharlos y cogerlos sin más, con los felinos el truco del agujero en el suelo.
Si se precisaba, los cazadores tenían permiso para disponer de los legionarios y de la población para que los animales llegaran a los juegos a tiempo.

Pero lo que todos tenían en común en la recta final de sus vidas, era el recorrido que hacían a bordo de carros tirados por bueyes o barcas improvisadas.
Los ponían en jaulas y emprendían el rumbo, en el caso de animales que no se podían enjaular como los elefantes, se recurría al método de no darles comida, solo agua para mantenerlos con vida, pero poder controlar su estado de animo y su sumisión.

Durante la caza y las paradas que hacían de descanso, las cuales duraban una semana, eran los habitantes del lugar los que debían darles alimentos como tributo.
Pero en muchas ocasiones, la escasez de comida hacía que se usaran a los muertos de los cementerios como comida para las fieras.

Esta es la lista de la mayoría de animales que se usaron en el circo romano:
  • Rinocerontes
  • Hipopótamos
  • Leones
  • Tigres
  • Monos
  • Elefantes
  • Leopardos
  • Hienas 
  • Jirafas
  • Asnos salvajes
  • Caballos
  • Cebras
  • Serpientes
  • Alces
  • Panteras
  • Osos
  • Puercoespines
  • Aurochs


Mosaico de los animales del circo romano

9 comentarios:

  1. Simplemente ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  2. "Roma, morada de uno de los emblemas más grandiosos de la humanidad, en sus entrañas acoge el corazón palpitante de Italia. Roma, madre del Coliseo." Esto es lo que se llama ARTE.
    Felicidades por el impresionante artículo. Cada día me gusta más como redactas.

    ResponderEliminar
  3. Has conseguido hacerme soñar despierto con Roma desde mi oficina...

    ResponderEliminar
  4. Quiero movimiento en un instagram!! no sabia nada de este tema, apasionante, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje la verdad que lo abrí hace muy poco y no he hecho nada... prometo actualizar esta semana ;)

      Eliminar
  5. Yo sigo pensando que te superas jajaja cuando creo que ya no puedes sorprenderme más, lo logras.

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy acertado ese enfoque, pero varios aspectos a tener en cuenta. Esas exhibiciones en forma de sacrificio, no eran solo una masacre en si, sino un alarde de poder. Pero ese poder, sin dura desproporcionado ante las evidentes necesidades del pueblo romano, son un fiel reflejo extrapolable a nuestra triste realidad. Los máximos dirigentes someten y esquilman al pueblo, y en compensación ofrecen distracción para aliviar las penas ( pan y circo ). Pero sobre todo ha de tomarse en cuenta que los poderes tan clasistas como desmesurados, pueden rozar limites en los que el endiosamiento convierte a los lideres en bestias, y a los mas humildes en el sector mas vulnerable. La vida ha de anteponerse a los privilegios , condición o linaje. Sea animal o humana, la sangre no debe ser un estandarte. Muchas gracias, Miriam .

    ResponderEliminar
  7. A mi me ha encantado el artículo. Me atrevería a decir que los que más.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el artículo. Un beso

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido este artículo? deja tu comentario para ayudar a mejorar el blog, tu opinión es importante.
También puedes utilizar para consultas y peticiones mi email: lashuellasdelatierra@gmail.com
Y si lo prefieres, sígueme en mis redes sociales:
Twitter: @redactoramiriam
Instagram: @lashuellasdelatierra
¡Muchas gracias por tu visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...