lunes, 1 de septiembre de 2014

Hércules y sus doce trabajos

Alceo sembró la antigüedad de leyendas, mitos y proezas, hijo del mismísimo Zeus, el cual sedujo a la reina Alcmena tomando la apariencia de su marido, fruto de ese engaño nació Alceo.
Pasada su adolescencia Apolo, le otorgó otro nombre, uno que se anclaría entre tempestades, desiertos y mares evitando el deterioro de los años y conservándose en el s. XXI intacto, Hércules.
Dicho nombre hace referencia al héroe como siervo de Hera, diosa que lo odiaba por la infidelidad de Zeus, más concretamente significaba Gloria de Hera. Aunque también sería conocido como Heracles.

La temible esposa de Zeus lo detestaba con todas sus fuerzas y no dudaba ni un instante en perjudicar en todo lo que podía al joven.
Es en una de estas ocasiones cuando Hera haciendo gala de ese profundo odio, administra a Hércules en la bebida una terrible sustancia que lo conduce a la locura extrema, llega a tal magnitud que el semidiós mata a su mujer y a sus hijos.
Cuando vuelve en si, no puede creer lo que ha hecho, la culpabilidad y el dolor desgarran el corazón y el alma de Hércules, se exilia a las montañas, sufre su agonía sentimental día tras día.
Se da las gracias a la perseverancia de su hermano Ificles el hecho de que Hércules acuda al Oráculo de Delfos para buscar el camino a la salvación de la locura.
Es así como le otorgan un castigo ejemplar para limpiar su conciencia, bajo las órdenes de la persona que le ha robado el acceso al reinado de Argólida, el rey Euristeo, deberá realizar 10 trabajos.
Pero no contenta con ello, Hera, con sus malas artes consigue que dos de ellos sean invalidados, así nacen los doce hechos que marcaron la antigüedad, así nace una leyenda, Hércules.

Hércules y el león de Nemea (Köllnischer Park, Berlin)

1) Vencer al León de Nemea 
La fiera sembraba el terror cada noche en Nemea, su piel era indestructible y su ferocidad se cobraba vidas sin cesar, ninguna de las armas que Hércules tenía sirvió para vencer al león. Entonces recurrió a su ingenio, la cueva del animal tenía dos lugares de acceso, destruyó uno de ellos y acorraló al león hasta que pudo estrangularlo, para dar testimonio de su hazaña se valió de las garras de aquel ser ya muerto y le arrancó la piel. Hércules se la puso a modo de coraza, nada podía atravesarla.

2) Dar muerte a la Hidra de Lerna
Cuentan que debajo del lago de Lerna (en el golfo de Argólida) había una puerta al inframundo, este lugar estaba custodiado por la Hidra, un misterioso y terrorífico animal que moraba en las aguas y poseía un número de cabezas que ha variado en los diferentes textos que nos hablan de ella. Su aliento de fuego con azufre hacía de aquella monstruosidad un arma letal del lago de Lerna.
Al cortar alguna de sus cabezas, muchas más crecían en su lugar, multiplicando su fuerza.
Hércules fue cortándolas y su sobrino Yolao sellando las decapitaciones con fuego, así no saldrían más cabezas. De esta manera Hércules mató a la Hidra.
Su sangre era un veneno letal, al caer al suelo de ella nacían escorpiones y toda clase de animales dañinos, él la aprovecho para impregnar la punta de sus flechas. A causa de la ayuda de su sobrino el trabajo quedó invalidado.

3) Apresar viva la Cierva de Cerine
Una de las ciervas del tamaño de un buey que Artemisa tenía consagradas, veloz, con la cornamenta de oro y las pezuñas de bronce.
Un año estuvo Hércules detrás del animal, hasta que cuando paró a beber agua pudo unir sus patas mediante una flecha que atravesó sus tendones sin derramar su sangre, la cual se trataba de un veneno puro, letal y temible.

4) Capturar vivo al Jabalí de Erimanto
De una magnitud inimaginable, así era este animal, solo se alimentaba de hombres, era capaz de causar el mayor de los desastres naturales (así como terremotos, grietas en el suelo, y un sin fin de daños a la naturaleza). Para capturarlo, Hércules corrió tras él tan solo medio día y con una cadena que le proporcionó Atenea lo atrapó y lo llevó en sus hombros hasta el rey.

5) Limpiar los establos de Augías
Inmensos y repletos de excrementos, nunca habían sido limpiados.
Pero el rey Augías intentó reírse de Hércules ofreciéndole una parte de su rebaño si conseguía limpiarlos.
El héroe desvió el cauce de los ríos Alfeo y Peneo, los establos quedaron relucientes.
Pero Euristeo puso como excusa la apuesta, para alegar que el trabajo no había sido para él y como el de la Hidra quedó invalidado.

6) Matar a los Pájaros del Estínfalo
De bronce, de ese material eran las garras, el pico y las plumas de estas a aves medio carnívoras que habitaban las proximidades del lago de Estínfalo.
Esta vez también Atenea media entre el éxito y Hércules, ante la imposibilidad de poder cogerlos en el aire, la diosa entrega a Hércules un cascabel.
Al agitarlo todos los pájaros huyen para no volver a verse por allí jamás.

7) Capturar al Toro de Creta
Fruto de mar, sacado por Poseidón de sus aguas para que el rey Minos lo sacrificara en su honor.
Pero el soberano de Creta vencido por su codicia y asombrado por su belleza rehusó matar al animal y lo integró entre las filas de su rebaño como semental. El dios hizo que la reina concibiera un hijo con el toro como castigo, así nació el minotauro.
Después Poseidón privó al toro de la cordura, Hércules haciendo uso de su fuerza finalizó el trabajo y venció portándolo a hombros, aunque sería Teseo el que le diera muerte algún tiempo después.

8) Robarle las Yeguas a Diomedes
Estas yeguas se alimentaban de carne humana, cuando Diomedes atacó a Hércules para defenderse, éste lo mató y entregó su cadáver a los animales, después de comérselo se volvieron mansas y él pudo llevarlas hasta el rey.
De estas yeguas desciende Bucéfalo, el caballo del gran Alejandro Magno.

9) Robar el cinturón de Hipólita
El cinturón mágico, fue un regalo de su amado padre. Este trabajo fue pedido por la hija de Euristeo.
Hércules solo tuvo que enamorarla y ella se lo entregó, pero también cuentan en otra versión que lo obtuvo raptando a su hermana y pidiéndolo como rescate.

10) Robarle el ganado a Gerión
Tres eran los cuerpos que formaban la totalidad de este ser, poseía un esplendoroso rebaño de vacas rojas y bueyes, el cual estaba custodiado por su perro Ortro (hermano de Can Cerbero).
Hércules mato al perro, al pastor y finalmente a Gerión con una de las flechas impregnadas en la sangre de la Hidra.

11) Las manzanas del jardín de las Hespérides
En algunas versiones cuentan que Hércules fue ayudado por Altas en este trabajo, pero las codiciadas manzanas de oro fueron robadas por Hércules tras vencer a su guardián, un colosal dragón de varias cabezas, Ladón.
Dicho jardín solo poseía manzanos cuyo fruto otorgaban la inmortalidad, estaba consagrado a Hera, ya que procedía de un regalo de su boda con Zeus.
Por lo que después de llevarlas ante el rey, Atenea las devolvió a su lugar.

12) Apresar a Can Cerbero 
Ningún vivo entraba y ningún muerto salía, esta era la misión del enorme perro de tres cabezas (veltesta, tretesta y drittesta) y cola de serpiente. Guardaba las puertas del inframundo.
Amado por su dueño Hades, y temido por cuantos sabían de su existencia.
Existen varias versiones de este trabajo, pero la más utilizada es en la que Hércules llega a un trato con Hades, si trata bien a Can Cerbero se lo dejará, y así es como al ser amable con el perro Can Cerbero cede y camina junto a Hércules.


Hércules y Can Cerbero (Pedro Pablo Rubens)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido este artículo? deja tu comentario para ayudar a mejorar el blog, tu opinión es importante.
También puedes utilizar para consultas y peticiones mi email: lashuellasdelatierra@gmail.com
Y si lo prefieres, sígueme en mis redes sociales:
Twitter: @redactoramiriam
Instagram: @lashuellasdelatierra
¡Muchas gracias por tu visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...