lunes, 20 de abril de 2015

Cráneos en la Prehistoria con agujeros de "bala"

El misterio o las cosas que no tienen una explicación aparente es algo que suele cautivar a simple vista, hay verdaderos estudiosos de estos temas que crean todo un mundo alrededor de los OOPART (out of place artifact, objeto fuera de lugar).
sin importar demasiado las explicaciones más lógicas o científicas, hay una comitiva de culto hacia todo lo paranormal y lo que la gente no sabe es que la mayoría de veces (por no decir todas) las explicaciones relacionadas con los misterios arqueológicos son un hecho. Con esto no quiero decir que no existan matices o cuestiones muy difíciles de explicar, pero a veces no hay que dejarse arrastrar por lo que nos cuentan o por la ganas de ver donde no hay, es mucho mejor investigar por nosotros mismos y tratar de darle una explicación adecuada y contrastada a las cosas que consideramos difíciles de explicar.
Para cualquier persona amante del misterio, uno de los puntos álgidos en los coloquios es el tema de las calaveras con agujeros de bala en la Prehistoria, si, tal cual lo estás leyendo, y esto pasa de boca en boca sin que nadie se pare a coger un libro de balística o se moleste como mínimo en comparar imágenes, y analizar enfermedades. Existen dos tipos de clasificación a gran escala que son el amplio resultado del trabajo mal hecho, sin ningunas ganas y por supuesto sin el mínimo entusiasmo, cuando los arqueólogos no tienen la menor idea de qué es algo y le cuelgan la etiqueta de "objeto votivo" y cuando los amantes del misterio relacionan todo lo que no tiene explicación con los conocidos ovnis. Ambas cosas para mi, carecen de puntos a investigar o a tratar, son simplemente salidas a lo inexplicable sin mucho trabajo por medio, vengo a decir esto por que dos de las explicaciones más sonadas que les han dado a las calaveras a través de los tiempos son que según los investigadores se puedan tratar de trepanaciones rituales para ofrendas y por otra parte según los amantes del misterio se traten de los restos de una invasión ovni en la que se trató de aniquilar a la humanidad, respecto a esto último prefiero no hacer comentarios, pero la fantasía de algunas personas debería venderse a Spielberg en pequeños frasquitos.

¿Cómo surgen las calaveras con agujeros "de bala"?
En el año 1921, en África y más concretamente en la mina de Broken Hill (situada en la actual Zambia) unos mineros se toparon con un hallazgo increíble y muy cotizado, se puede decir que extremadamente sorprendente para aquellos años que corrían, esqueletos de neandertales y homo sapiens descansaban para la eternidad en las entrañas de aquella mina, en el año 1929 los restos llegaron al Museo Británico de Londres, su conservador quedó francamente perplejo cuando observó un curioso orificio que no tardó en atribuir a un disparo, a simple vista el cráneo horadado parecía proceder de una muerte a manos de un arma de fuego.
Se trata del conocido como "el hombre de Broken Hill", las teorías han apuntado durante décadas insitentemente a que esta persona murió a causa de un disparo, ya que según las informaciones que han transcendido, presenta un agujero de entrada y uno de salida, además de una perfecta circunferencia que pertenecería a una bala de determinado calibre y características, bien, para empezar posee un solo orificio en la parte lateral izquierda, a la altura del oído.
Estas explicaciones se fueron dando sin cesar por profesores y personas de renombre, lo que empezó con un hallazgo se estaba convirtiendo en toda una expectación mecida por lo inexplicable, dicha teoría fue avalada por el descubrimiento de varios cráneos perforados de características similares en el resto del mundo, en el año 1953 el pueblo sudafricano de Saldanha Bay era protagonista de otro descubrimiento muy parecido, y en España también aportamos nuestro granito de arena a este pedazo de la historia, ya que en el pueblo barcelonés de Moia en el año 1954, en las excavaciones de la cueva de Toll se encontró un cráneo con una antigüedad de 7.000 años que presentaba un agujero casi en el entrecejo, y que dejaba entre ver lo que parecía ser otro orificio de bala.
Pero quizás uno de los más impactantes hallazgos relacionados con este tema, fue una cabeza de uro que se encontró en el lago Lena al cual se le atribuye una antigüedad de 30.000 años, justo en mitad de su frente tiene lo que se puede llamar de nuevo un impacto de bala.

Supuesta foto del cráneo del uro, dudosa calidad y es la única foto que circula de él

¿Qué hipótesis han tratado de dar explicación a esto?
Bueno, como os comentaba al principio hay de todo, como siempre lo lógico es lo último en lo que se piensa y es la última teoría a la que se le da la oportunidad de esclarecer el asunto, también se trata de la menos atractiva o fantasiosa, por lo tanto es la que menos vende.
Entre las más destacadas tenemos visitantes de otro planeta para aniquilarnos, civilizaciones perdidas, también una muy curiosa es la teoría que afirma que los neandertales poseían una longevidad superior a todo y que este cráneo pertenece a uno de esos ejemplares que fue abatido en el siglo XIX, también hay quien afirma hoy en día que se trata de los restos de una cacería de hombres del futuro que viajaron en el tiempo (esto lo podéis encontrar en muchos blogs, increíble pero cierto), luego ya he escuchado de todo, desde que son las heridas de una mordedura (¿un solo colmillo...?) hasta que pueden pertenecer a heridas de lanza o utensilios con alta precisión. A todo esto hay que sumar la teoría de las trepanaciones, una práctica milenaria sin duda.

¿Cuál es la explicación real a los orificios?
El término pareidolia ya no es hoy por hoy tan raro o desconocido, simplemente se trata de la asociación de carácter psicológico e inconsciente que nuestro cerebro hace ante determinados impulsos sensitivos, y aquí tenemos eso, una pareidolia muy clara. Cuando vemos cualquiera de los cráneos que han sido encontrados, lo primero que pensamos es que pertenecen a los restos de una cacería ya que la circunferencia de pequeño tamaño encaja perfectamente con las balas que conocemos, pero esto es solo algo que asimila nuestro cerebro con la tecnología actual. Si consultamos cualquier libro de balística podemos comprobar que un agujero de bala real no tiene nada que ver con el que nos encontramos en los cráneos, ya que al impactar el proyectil en el hueso presenta claras diferencias con el cráneo milenario, su rastro no tiene similitud alguna como podemos observar en la foto que os muestro a continuación, en ella podemos ver la comparación del cráneo de Broken Hill y uno perteneciente a un hombre de los años 50 que falleció a causa de un disparo.


Sin embargo, tenemos que irnos al lado de la medicina para poder ser claros en una solución a este tema, si analizamos con detenimiento la mastoiditis (infección del hueso mastoides, generalmente suele aparecer como efecto secundario de la otitis) podemos ver que sus supuraciones pueden llevar a la perforación osea en la persona que las sufre, según lo que se ha contrastado con forenses, la perforación derivada de esta enfermedad si que encaja perfectamente con los agujeros de los cráneos, sin grietas, circunferencias perfectas y sin roturas, por si lo estáis pensando, no solo este fenómeno se da en la zona del oído,también es habitual en la zona frontal de la cabeza, esto obviamente no afecta solo a los seres humanos, de esta manera daríamos también explicación al cráneo de uro, también se han encontrado perforaciones similares en esqueletos de dinosaurios. A veces, solo es necesario investigar un poco y documentarse de verdad, está claro que hay muchas cosas en el mundo que carecen de explicación (de momento) pero en ocasiones, solo es necesario poner un poco de ganas en el trabajo y no creernos todo lo que nos cuentan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido este artículo? deja tu comentario para ayudar a mejorar el blog, tu opinión es importante.
También puedes utilizar para consultas y peticiones mi email: lashuellasdelatierra@gmail.com
Y si lo prefieres, sígueme en mis redes sociales:
Twitter: @redactoramiriam
Instagram: @lashuellasdelatierra
¡Muchas gracias por tu visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...