lunes, 7 de septiembre de 2015

Reflexión: Mujeres

Quiero empezar este artículo dejando claro que no soy una persona feminista ni nada por el estilo, pero analizando un poco la historia y teniendo en cuenta las actuales acentuaciones de manera desmesurada, he pensado que debía exponer unos cuantos conceptos los cuales me están llegando a preocupar bastante.
Si nos detenemos en las grandes civilizaciones, como por ejemplo Egipto, vemos que entre sus más importantes figuras destacan mujeres como Hatshepsut, igual ocurre si miramos entre los dioses de los romanos o los griegos, pero a partir de estas civilizaciones empezamos a ver un declive insultante de la mujer, y la culpa de esto no reside en nadie más que en nosotras mismas, está claro.
Hemos dejado a través de la historia que el paso de los siglos nos convierta claramente en el sexo débil y la que me diga que existe igualdad es por que no ha cogido un libro en su vida. ¿Qué es la mujer hoy en día? Bien, en esta pregunta existen dos respuestas, la hipócrita y la real, si contestamos en el primer modo podríamos decir que la mujer y el hombre gozan de igualdad, tenemos a una mujer trabajadora, madre, luchadora y con una buena base de estudios, capaz de desempeñar cualquier trabajo y con una inteligencia cultivada gracias a que ya no hay esa diferencia entre hombres y mujeres a la hora de poder elegir educación. Claro, ahora vamos a por la real, nada que ver con lo que os acabo de decir, creo que esto es lo que nos están vendiendo una vez que nos han moldeado para ser claramente inferiores.
Lo que tenemos realmente hoy en día es el fruto de milenios flagelando el rol de la mujer con un látigo de embustes, si comenzamos por las cuevas, nos damos cuenta que las primeras figuras que encontramos en el Gravetiense son las Venus, mujeres con grandes pechos y un gran vientre, asociadas al culto y sobre todo a la fertilidad, ahí es donde podemos ver la importancia real, ya que es la mujer la que da la vida, quiero que esto esté bien claro, por que parece ser que lo hemos olvidado. Incluso en pinturas como las de la Cueva de Bicorp podemos ver como es la mujer la que contribuye a llevar alimento al núcleo familiar recolectando miel. Si tenemos en cuenta el sexo que es capaz de continuar la especie, estaríamos elevando a las mujeres a un nivel superior. Esto no se podía consentir, por lo que desde el principio de la historia se comenzó a hacer ver y creer que las mujeres eran más débiles que los hombres, no se podía consentir que las encargadas de dar la vida a todos los seres humanos pudieran tener el control de la historia del mundo, demasiado poder junto.


A partir de ese momento empezamos a ver cómo la mujer empieza a cobrar una importancia muy diferente, siendo un objeto de culto pero también con ideales de belleza como podemos ver en las primeras civilizaciones, ahí es donde empiezan a inculcarnos los mayores errores de nuestra historia los cuales conducirán a la mujer a los actuales parámetros en los que debe ser bella, con un cuerpo delgado, y consentir al hombre en todo actuando en muchas ocasiones como una verdadera coneja que solo sirve para arreglarse y tener hijos uno detrás del otro. Si nos damos cuenta ese concepto de delgadez extrema nos hace tener un cuerpo débil, qué bien ¿no? el hombre con un parámetro social en el que lo bonito es tener un cuerpo musculado y la mujer ser una anoréxica con los huesos en piel pura. Me niego a creer que nadie se de cuenta que la sociedad está debilitando cada vez más y más a la mujer, hasta físicamente nos está haciendo inferiores, débiles y dependientes.
Esa obsesión desmesurada por ser delgadas, por ser débiles, es inexplicable, pocas mujeres deciden desarrollar sus músculos como lo haría un hombre, prefieren seguir el canon de belleza y en todo caso optan por el fitness, lo cual no sé que es peor, hasta en este punto vemos en el gimnasio a mujeres haciendo deporte con una ropa que es para hacer un libro, no podemos ser como un chico y llevar la ropa que realmente nos hace estar cómodas ¡no! hay que ir con sujetadores deportivos que no te dejan ni respirar, a juego con las mallas moldeando por completo la figura y si todo es rosa pues ya mucho mejor.
Nos están enseñando con juguetes tipo Barbie que ha que ser perfectas (según lo que la sociedad llama perfección) medidas, talla, pelo, maquillaje, piel, corpulencia, peso, estatura, pestañas, y si algo de todo esto no es perfecto tenemos un amplio y vergonzoso abanico de posibilidades para corregirlo, empezando por la madre de todas las absurdeces, ponerse silicona. Si, es decir, la mujer llega a tal extremo que por tener la talla de pecho que estos parámetro ancestrales han establecido, se decanta por ponerse dos implantes de silicona antes de usar el cerebro y pensar realmente lo que está haciendo, si lo pensamos friamente es aterrador, personas con dos trozos de silicona en sus labios para entrar más dentro de esta locura de sociedad, y que nadie venga diciendo que es por uno mismo, es por los demás y siempre será por los demás, gustar o morir, bienvenidos al pensamiento del siglo XXI.
Además de todo esto, existen concursos tan ridículos como los de Miss Universo, esto ya es totalmente un insulto hacia el ser humano, nos hacen creer que por usar una 40 estamos "gordas" y que debemos hacer dieta para llegar a la 34, no existe en este mundo un cuerpo con esa talla que sea fuerte, la cuestión es debilitarnos de la mejor manera posible para que el hombre esté por encima y acabe siendo el ser superior, sin tener de nuevo en cuenta que aquí quien da la vida es la mujer, tampoco se tiene en cuenta que el poder sensitivo de las mujeres es mucho mayor que el del hombre, siendo más astutas, más psicólogas y con capacidad superior a la hora de resolver situaciones, pero esto ha sido ridiculizado por el hombre haciendo creer que la sensibilidad de la mujer era un peligro para la supervivencia y que llega a ser una vergüenza ¿perdón? ¿estamos locos o qué?

Toda nuestra actual cultura nos conduce a ser inferior al hombre, desde las películas de Disney donde siempre es el chico quien salva a la chica, hasta el cine romántico el cual en muchísimas ocasiones nos pinta a unas protagonistas desequilibradas, pero para mi lo peor de toda la historia y que sigue tal cual empezó es la religión, y me quedo perpleja cuando veo que las mujeres siguen dentro de estos lugares los cuales las relegan a un claro último puesto, en el Islam ni si quiera está bien visto que se relacionen verbalmente con hombres, pasando a un segundo plano en las oraciones, o esa ley que dice que un hombre puede tener varias esposas para calmar por completo su apetito sexual, no hace falta que hable mucho del papel de la mujer en esta religión, creo que todos lo sabemos, pero el cristianismo no se queda atrás, igual que los católicos continúan teniendo solo a los hombres entre sus altos cargos, además de todo esto si mezclamos religión con cultura ya tenemos un cóctel explosivo ¿quién no ha oído hablar de la prueba del pañuelo? ese momento denigrante sin sentido alguno en el que las mujeres gitanas dan una prueba de su virginidad la cual es exigida por la suegra normalmente, y con un pañuelo hacen sangran a la joven, no tengo ni palabras. Nadie, ni un solo gitano y por supuesto ni un solo musulmán llega virgen al matrimonio ¿la mujer si? tremendo. Lo mismo exactamente ocurre con los católicos, vestido blanco para justificar una virginidad que hoy en día desemboca en una hipocresía de ceremonia, pero como todo lo que es costumbre ahí sigue.

Lo que tenemos hoy es el resultado de años de menospreciar e intentar hundir a la mujer, pero lo más triste es que las mujeres somos las que lo hemos consentido, enciendes YouTube y ves a niñas de 15 años explicando cómo debes maquillarte o cómo ser perfecta, con un concepto de vida que da lástima ver, en una habitación perfecta, con el pelo perfecto y su maquillaje perfecto, por mucho que esa niña estudie, nunca podrá liberarse de las cadenas del consumismo, narcisismo y sobre todo, nunca podrá dejar de ser débil, siempre pensará que el hombre debe ser más alto que ella, más ancho, más musculado, en definitiva un hombre para protegerla por que ella es el sexo débil. Qué habrá sido de mujeres como Marie Curie  o mi querida Amelia Earhart ¿volverá el mundo a tener mujeres de verdad? hasta las Femen tanto que protestan, tienen un cuerpo en su mayoría adaptado a la sociedad, se maquillan y poseen un cabello 100% de peluquería, por lo tanto no entiendo por qué tanta protesta si después solo son una marioneta más del mundo.
Esos programas en los que vemos a gente sin cerebro alguno, solo intentan decirnos que ser una Barbie humana sin cerebro es lo que está bien, y si coges libros eres lo que ahora llaman "friki" odio esa palabra con todo mi ser, nadie es nada (y mucho menos una palabra como esta) por coger libros, o interesarse por algo que no sea ropa y zapatos, somos personas y partiendo de esa base debemos conseguir sacar lo mejor de nosotros mismos partiendo en dos el concepto de la pasarela de Milán o de lo que nos vende Zara cada año. El amor no es dependencia, solo es amor, no tenemos que depender de nadie, somos capaces de llevar un niño 9 meses dentro pero somos incapaces de hablar con un chico de temas considerados "masculinos" ¿ninguna mujer es capaz de romper ese absurdo concepto? si me apetece llevar una camiseta con un F15 voy a hacerlo ¿quién dice que es de hombres? ¿sabes por qué voy a hacer lo que quiera? yo no soy inferior a un hombre, yo tengo la capacidad de dar a luz, de aportar un ser humano a este planeta, y yo soy una mujer, no una marioneta. Cambiemos de una vez este absurdo rol que nos han inculcado, me da pena ver la televisión y comprobar que hemos degenerado en seres más débiles, qué bien ¿verdad? el sexo más sensitivo, inteligente y el que da la vida debe pesar 40 kilos y cuanto menos libros coja pues mucho mejor, que se preocupe solo de sus zapatos y de ser perfecta para el hombre ¿realmente no te das cuenta de lo que está pasando?.

Amelia Earhart

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido este artículo? deja tu comentario para ayudar a mejorar el blog, tu opinión es importante.
También puedes utilizar para consultas y peticiones mi email: lashuellasdelatierra@gmail.com
Y si lo prefieres, sígueme en mis redes sociales:
Twitter: @redactoramiriam
Instagram: @lashuellasdelatierra
¡Muchas gracias por tu visita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...